Horacio Rodríguez Larreta: “Mañana hay clases presenciales”

Planificación y medidas adicionales.

12
Compartir

El jefe de Gobierno porteño anunció en conferencia de prensa las medidas que acompañarán la decisión del fallo de la Cámara de Apelaciones porteña.

Luego de aguardar durante toda la jornada, el Gobierno porteño recibió con satisfacción el fallo de la Cámara de Apelaciones porteña que hizo lugar al amparo de distintos particulares contra la suspensión de las clases presenciales en la ciudad dispuesta por el gobierno de Alberto Fernández. Con el fallo en su poder, el jefe de Gobierno se refirió al regreso a las aulas.

Horacio Rodríguez Larreta, comenzó pasadas las 22.20 una conferencia de prensa para detallar los pasos a seguir luego de la decisión judicial. “Mañana hay clases presenciales”, adelantó. Sin embargo, algunos gremios docentes ya convocaron a un paro en la ciudad en contra del retorno a las aulas.

Junto al vicejefe de Gobierno, Diego Santilli; el jefe de Gabinete, Felipe Miguel; la ministra de Educación, Soledad Acuña; el ministro de Salud, Fernán Quirós; y el secretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Mendez; Larreta anunció que se tomarán “algunas medidas de cara a las próximas semanas para que los chicos sigan en las aulas con todos los cuidados posibles”.

“En primer lugar, si bien vamos a continuar con la presencialidad de toda la educación obligatoria -es decir, nivel inicial primaria y secundaria- la no obligatoria, como las escuelas terciarias y los Centros de Formación Profesional van a funcionar de manera virtual. Esto representa 110.000 personas menos yendo a clase y por lo tanto circulando por la Ciudad y usando el transporte público”, dijo.

“Es una satisfacción poder anunciar que este lunes las escuelas van a estar abiertas. Somos conscientes de la seriedad con la que hay que observar la situación sanitaria y de la precaución con la que hay que evaluar cada decisión que tomamos. Desde la Ciudad recogimos y compartimos las preocupaciones que nos transmitió el gobierno nacional, que incluso me comentó el Presidente cuando nos reunimos, respecto de la movilización de gente en los viajes hacia la escuela y en la circulación alrededor de las instituciones”, agregó.

Y argumentó: “Desde que empezaron las clases, menos del 1% de las 755.000 personas que fueron a la escuela dieron positivo de Covid. Y de sus contactos estrechos, sólo el 0.01% dio positivo. Esto indica que el aula no es un lugar de mayor contagio que el resto de la Ciudad y que las personas contagiadas prácticamente no están contagiando a nadie dentro de la escuela”.

Además, se refirió a las movilizaciones que se realizaron tanto en la Quinta de Olivos como en el centro porteño en contra de las nuevas restricciones. “Mañana los chicos y chicas de la Ciudad van a estar sentados en el aula gracias al esfuerzo de toda una sociedad comprometida con la educación y con el presente y el futuro de cada uno de ellos. Es un orgullo inmenso ver cómo todos ustedes se pusieron al hombro esta causa”, expresó.

En tanto, Larreta habló también sobre las diferencias con la administración de Alberto Fernández y fue contundente: “La educación no puede ser un motivo para profundizar la grieta, sino para terminar con ella”. Y sumó: “Quiero reafirmar una vez más mi vocación de diálogo y de coordinar todas las acciones con el gobierno nacional, más allá de que frente a algunas situaciones como ésta, tengamos miradas distintas”.

Por último, señaló: “Sabemos que la pandemia sigue y que el virus sigue circulando, incluso con mayor rapidez. Pero no se trata de elegir entre la educación o la salud de los chicos ni de sus familias. Se trata de aprender a convivir con el virus cuidando de la mejor manera posible el bienestar integral de las personas. Para eso hay que actuar con planificación y responsabilidad”.

Esta tarde, la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo de la ciudad de Buenos Aires, integrada por los jueces Marcelo López Alfonsín, Laura Alejandra Perugini y Nieves Machiavelli, hizo lugar a un amparo presentado por un grupo de padres y ordenó habilitar mañana las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires, en detrimento del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que publicó el Gobierno nacional el último viernes. (Imagen: El Jefe Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Foto: Rolando Andrade, gentileza Clarin)

PLANIFICACION Y MEDIDAS ADICIONALES

Larreta volvió a mostrar su “vocación de diálogo y de coordinar esfuerzos” con la Casa Rosada y esquivó la discusión con el Presidente.

"No queremos aumentar la tensión que finalmente llega a las familias y a los chicos", anticipaban cerca de Horacio Rodríguez Larreta antes de la conferencia de prensa

“No queremos aumentar la tensión que finalmente llega a las familias y a los chicos”, anticipaban cerca de Horacio Rodríguez Larreta antes de la conferencia de prensaTomás Cuesta.

“No queremos aumentar la tensión que finalmente llega a las familias y a los chicos”, anticipaban cerca de Horacio Rodríguez Larreta antes de la conferencia de prensaTomás Cuesta

Tono medido, sin sonrisas de triunfo ni desbordes. Así se mostró Horacio Rodríguez Larreta luego de que la Cámara de Apelaciones porteña decidió la continuidad de las clases presenciales en la ciudad de Buenos Aires, suspendidas por un decreto presidencial el miércoles pasado.

“Es un orgullo decirles que mañana los chicos y chicas de la ciudad van a estar sentados en el aula gracias al esfuerzo de toda una sociedad comprometida con la educación y con el presente y el futuro de cada uno de ellos”, dijo Rodríguez Larreta durante la conferencia de prensa que, pasadas las 22, dio en la sede de la calle Uspallata.

Además, el jefe de gobierno porteño buscó alinearse con los reclamos escolares: “Todos ustedes se pusieron al hombro esta causa. Chicos de todas las edades, padres, madres, docentes y millones de personas, unidas por el mismo deseo. Por la misma convicción de que es esencial que los chicos estén en la escuela”. Y volvió a mostrar su “vocación de diálogo y de coordinar esfuerzos” con la Casa Rosada, quien había criticado duramente el fallo judicial, “más allá de que podamos tener alguna mirada diferente”, puntualizó. “No hablé con el Presidente del tema hoy”, reconoció un rato más tarde.

“Todas las decisiones que tomamos están basadas en los datos, siempre vamos a estar atendiendo al bienestar integral de las personas”, agregó el jefe de gobierno, y dijo que la “educación es lo que garantiza la libertad y fortalece la democracia”. Recordó: “Nos comprometimos a que a partir del 17 de febrero las clases empezaran de manera presencial en la ciudad y lo cumplimos. Porque sabemos que en la educación de los chicos cada día cuenta”, destacó. “No podemos tener que elegir entre educación y salud”, dijo, mirando a cámara.

Planes
Al promediar la tarde, Rodríguez Larreta había reunido a sus funcionarios de confianza para diagramar las acciones posteriores, anticipándose al fallo, pero también al previsible contraataque del Gobierno. “Estamos muy prudentes, no queremos aumentar la tensión que finalmente llega a las familias y a los chicos; evitamos cualquier enfoque triunfalista”, dijo a LA NACION uno de los miembros de la mesa chica, minutos antes de la conferencia de prensa en la que el jefe de gobierno porteño anunció que las escuelas de la ciudad continuarían abiertas.

En el vértigo de las idas y venidas, el jefe de gobierno porteño decidió no responder de manera directa al Presidente, quien había calificado el fallo como un “estrago jurídico”, ni al ministro de Justicia, Martín Soria, quien afirmó que la Ciudad debería “hacerse cargo” por la “suba de contagios” .

Sin perder tiempo, desde la Ciudad diagramaron un plan de acciones para minimizar riesgos, y de paso intentar acallar críticas. Por un lado, Larreta anunció la decisión de que la educación no obligatoria, es decir, las escuelas terciarias y los centros de formación profesional, funcionen de manera virtual.

“Esto representa casi el 15% del total de la matrícula educativa de la ciudad: más de 110.000 alumnos de un total de 755.000 dejarán de ir y de usar el transporte público”, explicó. En segundo lugar, incorporó “agentes de tránsito” y “concientizadores” del gobierno porteño para evitar aglomeraciones en los ingresos y egresos de los estudiantes. Larreta también pidió “no llegar en transporte público” a las escuelas y evitar “las reuniones de padres” en las puertas de los establecimientos educativos.

Desde el gobierno porteño saben que no será una jornada sencilla, pero relativizaban el alcance del paro docente anunciado para hoy por los gremios Ctera, UTE y Ademys, en algún caso aun antes de conocido el fallo judicial. “Son alrededor del 30 por ciento del total”, evaluaban desde un despacho porteño.

Antes de terminar, Larreta se alineó con la Casa Rosada y pidió no hacer reuniones sociales. “Mañana hay clases, eso es lo más importante”, resumió. (Por Jaime Rosemberg para La Nación)

MEDIDAS VIGENTES

–Aumento de frecuencias de colectivos: desde que arrancaron las clases se sumó a la flota de colectivos un 20% más de unidades en horas pico.
–Protocolo en colectivos: los alumnos, acompañantes y docentes tienen prioridad en el transporte público. las ventanillas deben permanecer abiertas durante todo el viaje y deben viajar todos sentados y sólo 10 personas paradas.
–Prioridad alumnos y docentes: se colocaron carteles en las paradas de colectivos para concientizar sobre la prioridad de estudiantes y docentes.
–Controles en Centros de Trasbordo y principales paradas: los Agentes de Tránsito reforzaron sus controles en todos los Centros de Trasbordo de la Ciudad, corredores de Metrobus y principales paradas de transporte público para garantizar que todos los que viajan en colectivos, subtes o trenes cuenten con el permiso de circulación correspondiente, utilicen tapaboca y cumplan con el distanciamiento social y aforo correspondiente.

–Escalonamiento de ingresos: los estudiantes de secundario ingresan 7.30 a 8.30 y los de primaria de 8.30 a 9.30. Así se evitan la concentración de viajes en hora pico y la congestión en el transporte.
–Protocolo para micros escolares: se adecuaron más de 700 micros escolares para llevar a los chicos a la escuela. Los conductores están separados de los chicos por un plástico divisorio, cuentan con material de limpieza y desinfección necesarios para asear la unidad luego de cada viaje y deben mantener las ventanillas abiertas durante todo el viaje para que circule el aire.
–Sube y baja: es el programa con voluntarios que ayudan en los accesos en auto a las escuelas. Se brindaron pautas para adaptar el programa a las circunstancias actuales: higienizado de manos en forma regular entre auto y auto; respeto de la distancia con el chico, entre otras.
–Cortes de calles en entornos escolares: para evitar aglomeraciones de padres, madres y alumnos en la puerta de las escuelas se realizan cortes de calles en escuelas con alta matrícula.

Pedidos para las familias
El Gobierno porteño, además, solicitó a los ciudadanos una serie de cuidados especiales ante los desafíos que plantea la segunda ola:

–Buscar alternativas al transporte público: ir en bici, caminando o en auto.
–Compartir viajes (con vecinos, compañeros, familiares) para evitar congestiones.

–Si van en auto, estacionar a dos o tres cuadras de la escuela y acercarse caminando.
–Evitar las reuniones en las puertas de los edificios escolares. (Fuente Clarin)

ADNbaires