Interna en Córdoba: el macrismo quiere una cumbre para acordar.

Sigue el fuego cruzado entre los radicales Negri y Mestre.

276
Compartir

El sector de Negri denunciará presuntas irregularidades para la votación del 17. Mestre las rechaza y avanza. Lunes o martes, encuentro clave.

La interna de Cambiemos en Córdoba suma capítulos que potencian el enfrentamiento. A 11 días de la fecha prevista para la elección, el sector de Mario Negri hará en la tarde de este miércoles una presentación ante la Junta Electoral con las objeciones a la organización dispuesta por su rival Ramón Mestre, que ratificó su rechazo a una candidatura “ungida a dedo” por la Casa Rosada. En alerta por el riesgo de ruptura y el daño a Mauricio Macri en una provincia determinante en el balotaje de 2015, el Gobierno convocará a la Mesa Nacional de Cambiemos entre lunes y martes, en un último intento por encontrar una salida de consenso. Será, a su vez, el primer encuentro luego de los reclamos de la cúpula radical en Corrientes, en medio de la discusión por una eventual competencia en las primarias presidenciales.

“Está difícil, no sabemos cómo se va a resolver, lo que tenemos claro es que Cambiemos no se puede romper. Ese es nuestro límite”, dijo a Clarín uno de los macristas que prepara la mesa en la que se sientan Marcos Peña, Rogelio Frigerio, Humberto Schiavoni y Francisco Quintana por el PRO, Alfredo Cornejo, Gerardo Morales, Gustavo Valdés y José Cano por la UCR y Maximiliano Ferraro y Maricel Etchecoin por la Coalición Cívica. El espacio de Negri viene reclamando la intervención del Gobierno y en la presentación ante la Junta Electoral ratificará el pedido de una solución a través de la Mesa Nacional. El jefe de Gabinete y el ministro del Interior advirtieron a Mestre que Macri se inclinó por la fórmula Negri-Héctor Baldassi –con Luis Juez como postulante a la intendencia de la Capital-, sin conseguir que se bajara.

En un acto por el inicio de clases, Mestre salió este miércoles a defender la organización de la interna y a cuestionar la injerencia de la Casa Rosada. “Nosotros queremos que se lleve adelante. Cuando en el marco democrático existen distintas opciones la forma para elegir los candidatos no es ungirlos con el dedo sino con el voto popular”, aseguró el intendente de Córdoba que va con Carlos Briner –su par de Bell Ville- como vice y Rodrigo de Loredo como aspirante a sucederlo en la Capital. “La logística que ahora impugnan se hace siempre con los integrantes de los partidos. Están garantizadas las condiciones para la transparencia”, agregó Mestre, con el respaldo de la estructura de la UCR provincial.

La tensión venía en aumento y se potenció cuando las empresas Correo Argentino y OCASA rechazaron hacerse cargo del traslado de urnas y el escrutinio por falta de tiempo. El sector de Mestre propuso avanzar con dirigentes y apoyo de universidades -la UTN desistió de participar- y ONGs.

“No hay ninguna posibilidad. Quieren hacer una interna para 2.400.000 electores mesas con militantes de Franja Morada, es una payasada”, dijo este miércoles a Clarín uno de los referentes que prepara los cuestionamientos -a cargo de Luis Juez- ante la Junta Electoral. “No quieren competir porque pierden. Hay tres empresas de logística que aceptan participar en el despliegue de urnas y ofrecemos a Negri y Juez que coloquen todos los presidentes de mesa”, replicó un hombre de Mestre.

El riesgo de que la pelea derive en una sonora derrota ante el peronismo de Juan Schiaretti y la posibilidad de perder la capital encendió las alarmas del Gobierno, de cara a la disputa presidencial. “Hay que cuidar a Mauricio, no nos sobra nada y en Córdoba mantiene buen nivel de imagen positiva”, marcaron en la Casa Rosada.

El conflicto formó parte de la cumbre del radicalismo este lunes: Mestre viajó a Corrientes –ya estaba prevista la presencia de Negri- y ambos por separado sostuvieron sus posturas frente a Cornejo, Morales y Valdés. “Está muy difícil, ninguno se quiere bajar. Lo resuelve la Mesa Nacional o no vemos otra salida que la interna”, contó uno de los gobernadores. (Por Martín Bravo para Clarín // Foto: Mario Negri, Héctor Baldassi, Luis Juez y Ramón Mestre con Rogelio Frigerio, el año pasado. Apoyados por el Gobierno, los tres primeros pulsean contra el intendente)

LA DENUNCIA DE UN SECTOR

En la histórica casa que la UCR tiene en la capital cordobesa, el senador Ernesto Martínez, apoderado del Frente Cívico, presentó a las 19.15 de hoy la impugnación a la interna de Cambiemos que está prevista para el 17 de marzo. “No contamos con padrones depurados, no hay autoridades comiciales y la logística y escrutinios provisorios inobjetables -a llevarse a cabo en los 408 circuitos electorales definidos-, ha quedado demostrado inobjetablemente por los organismos y empresas con experiencia en ese oficio y a quienes por unanimidad esa Junta Electoral solicitara la viabilidad y presupuesto para esa tarea, la imposibilidad objetiva de llevarlo adelante”, se asegura en uno de los párrafos de la nota.

Ahora la junta electoral debería pronunciarse. En el grupo que lidera la fórmula Mario Negri-Héctor Baldassi están convencidos de que las decisiones de los seis miembros que la integran deben ser tomadas por unanimidad y eso no será posible ya que los dos que representan al partido de Luis Juez avalarán la presentación del Frente Cívico, los dos que representan a Ramón Mestre la rechazarán y los dos que están alineados con Nicolás Massot es probable que también, ya que el presidente del bloque PRO de la Cámara de Diputados se expresó a favor de la realización de la interna.

Para resolver el intríngulis, el Gobierno logró alinear a la mesa nacional de Cambiemos que se realizará el lunes a las 11. Al despacho del Jefe de Gabinete en Casa Rosada concurrirán Maximiliano Ferraro y Maricel Etchecoin (CC), Alfredo Cornejo, Mario Negri, Luis Naidenoff y Gerardo Morales (UCR), Marcos Peña, Rogelio Frigerio, Humberto Schiavoni, Francisco Quintana (PRO),  esperan convencer a los dos contendientes para presentarse juntos, quizás compartir fórmula, y así tener una oferta competitiva hacia las elecciones a gobernador por Córdoba que deben realizarse el 12 de mayo. Pero todavía no lo tienen seguro.

Es que Mestre no quiere dar el brazo a torcer, sus miembros de la junta electoral y los que responden a Massot aseguran que están dadas las garantías para realizarse. Los apoderados del intendente de Córdoba, incluso, le ofrecieron a Negri que pongan todos los presidentes de mesa, incluso que se lleven sus propias urnas, y ponen el ejemplo de que no hubo problemas en la realización de otras internas realizadas en el pasado.

ADNbaires