La Corte aceptó los per saltum de Bertuzzi, Bruglia y Castelli

69
Compartir

 La decisión fue unánime y frena el traslado de los camaristas que investigaron a Cristina Kirchner

La Corte Suprema de Justicia aceptó hoy por unanimidad del recurso de per saltum de los trasladados camaristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli en un acuerdo virtual extraordinario con lo que analizará si deben retornar a los lugares que ocupaban en 2017 y 2018 o no. De esta manera, se frena el intento del oficialismo para desplazar a los jueces que investigaron a Cristina Kirchner en causas por corrupción.

Los jueces le dijeron al Consejo de la Magistratura que no avance con la cobertura de las vacantes de los camaristas y decidieron correr traslado al Estado por 48 horas para que de su punto de vista y le den intervención al Procurador General de la Nación por el mismo plazo.

Los jueces comenzaron a las 11 las deliberaciones en un acuerdo extraordinario convocados por el presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, la semana pasada. Debaten qué hacer con el recurso de per saltum que presentaron los jueces para evitar ser desplazados de los cargos donde fueron trasladados en 2017 y 2018.

Los jueces están en sus despachos, dijeron a LA NACION fuentes de los tribunales y explicaron que la excepción es la jueza Highton, que participa del debate desde su casa como medida de prevención por el coronavirus.

Bruglia y Bertuzzi recibieron hasta ahora fallos negativos de la Justicia para permanecer en sus cargos. Aún no se pronunció la Cámara Contencioso Administrativo Federal sobre su situación, pero en paralelo los jueces presentaron hace un mes un recurso para saltar esa instancia y que la Corte les de una respuesta. Este recurso es excepcional y cuando no hay otro remedio posible.

En paralelo el Gobierno avanzó con sus traslados. El Consejo de la Magistratura cuestionó sus designaciones en la Cámara Federal porque dijo que no tenían acuerdo del Senado, el Senado les denegó el acuerdo y el presidente Alberto Fernández decretó que debían retornar a los cargos que ocupaban en 2017 y 2018. Hoy los jueces están de licencia a la espera de un fallo judicial.

Los jueces desplazados creen que la Corte si no es hoy en esta instancia, al menos en el futuro, les darán la razón porque en una acordada de 2018 el máximo tribunal dijo que no era necesario acuerdo del senado para los traslados de jueces de la misma jurisdicción y función igual o similar.

La deliberación de la Corte se da en medio de un clima de tensión política entre el oficialismo, la oposición y el máximo tribunal de Justicia.

El caso del juez Castelli es similar ya que la Justicia también fallo en su contra y determinó que regrese a un tribunal oral de San Martín. Había sido trasladado al tribunal sorteado para juzgar a Cristina Kirchner.

Los jueces recurrieron al máximo tribunal para frenar el desplazamiento. Las previsiones son que la Corte eventualmente rechace el excepcional recurso de per saltum que intentaron los camaristas. Otra posibilidad es que el tribunal les dé la razón. Y existe una tercer opción: que recién se pronuncien cuando el caso llegue por la vía normal del recurso extraordinario.

El asunto, de carácter técnico, se transformó en una pelea política en la que el presidente Alberto Fernández criticó al presidente de la Corte, Rosenkrantz, por convocar a una reunión extraordinaria para tratar el asunto y lo acusó de desconocer el derecho. El Gobierno cree que Rosenkrantz actúa movido por Mauricio Macri. En la Corte Suprema lo desmienten.

El Presidente rechazó las manifestaciones ocurridas el fin de semana frente a la casa de otro de los jueces de la Corte, Ricardo Lorenzetti. Dijo que eran propias del “nazismo y el fascismo” y las asoció con Juntos por el Cambio.

Vilma Ibarra, secretaria legal y técnica de la presidencia, se sumó a las críticas a Rosenkrantz el fin de semana y también lo hizo el viceministro de Justicia Juan Martín Mena, cercano a Cristina Kirchner.

La propia vicepresidenta ya había sentado posición cuando dijo que “los quieren mantener ilegalmente en la Cámara Federal para garantizar la impunidad de [Mauricio] Macri”.

Los camaristas Bruglia y Bertuzzi eran jueces de tribunal oral federal. Bertuzzi fue trasladado por decreto de Cristina Kirchner de La Plata a Comodoro Py 2002 y luego por decreto de Mauricio Macri a la Cámara Federal. Bruglia fue trasladado desde un tribunal oral federal a la Cámara Federal. Y Castelli, desde un tribunal oral federal de San Martín a otro porteño.

El gobierno de Macri consultó a la Corte sobre el traslado de Bruglia. Y la propia Corte dijo que no era necesario un nuevo acuerdo del Senado. Entendió que si se trataba de un juez de la misma jurisdicción y materia no hacía falta.

Sin embargo, el kirchnerismo en el Consejo de la Magistratura impulsó revisar esos traslados porque dijo que no tenían acuerdo y no cumplían con la Constitución.

Bruglia y Bertuzzi confirmaron el procesamiento de Cristina Kirchner desde la Cámara Federal y Castelli está sorteado para juzgar a la vicepresidenta, que motorizó estos cambios.

Los tres camaristas recurrieron a la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal para evitar ser trasladados, pero hasta ahora recibieron fallos negativos. En el caso de Bruglia y Bertuzzi están pendientes de una decisión de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal y en paralelo plantearon un recurso de per saltum (salto de instancia) para pasar por encima de ese tribunal y que la Corte se aboque directamente al asunto.

En la Corte Suprema
El caso está en la Corte desde hace un mes y los jueces no se ponen de acuerdo ni para tomarlo ni para rechazarlo, por eso Rosenkrantz fijó una audiencia para que hoy traten el asunto sin más dilaciones.

En paralelo se activó la causa sobre los traslados en la Cámara de Apelaciones, donde los camaristas Guillermo Treacy y Jorge Alemany están en condiciones de decidir. Por el momento se presumió que la Cámara iba a fallar en contra de los jueces, con lo que devenía en abstracto el recurso de per saltum que debía tratar hoy la Corte.

Pero a última hora los camaristas informaron que tienen posturas divergentes sobre el caso y decidieron sortear a un tercer juez para que desempate. El tercer juez de la sala, Pablo Gallegos Fedriani, se excusó de votar porque él mismo fue trasladado.

Para agregarle más dramatismo al asunto, ayer al mediodía, cuando se iba a sortear el tercer magistrado, una limitación del sistema informático de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal lo impidió. Por eso se decidió hacer un sorteo manual hoy, a las 11.30, casi en simultáneo con la reunión de la Corte en acuerdo extraordinario.

En ese sorteo se excluyó a Gallegos Fedriani. Se incorporó además a la camarista Liliana Helilan, que ya tuvo intervención en la causa cuando le tocó decidir sobre la excusación de Gallegos Fedriani.

El escenario está abierto y la suerte de los camaristas se juega en dos tableros casi a la misma hora y como partidas simultáneas. (Imagen: Lorenzetti, Highton, Rosencrantz, Maqueda y Rosatti, los jueces de la Corte Suprema que están ante una decisión de alto voltaje político Fuente: LA NACION // Por Hernán Cappiello para La Nación)

ADNbaires