La gobernadora Vidal lanzó la reforma judicial en Buenos Aires.

161
Compartir

“No podemos mirar para otro lado cuando tenemos jueces y fiscales que llegaron a esos lugares por influencia política o judicial, y no por su propio mérito”. Nadie podrá negarle a María Eugenia Vidal cierta habilidad para utilizar disparadores atractivos para la opinión pública, y esta definición sobre la Justicia – en el punto más bajo de credibilidad – le permite disponer de un soporte político a la hora de presentar el proyecto modificatorio del Código de Procedimiento Penal en Buenos Aires.

La propuesta legislativa incluye cambios en el proceso de selección y capacitación de los magistrados, y la nueva ley de Procedimiento Laboral. El anuncio fue en la Gobernación. Presentes con la gobernadora estuvieron familiares de víctimas. “No podemos seguir mirando para otro lado cuando hay víctimas que dependen de que el fiscal le cuente como va su causa para saber lo que pasa”, insistió Vidal antes de completar el envío de las propuestas a la Legislatura.

Sensible en la sociedad la evolución de los últimos años en la administración de Justicia, la gobernadora apeló a casos que –según sus dichos- desnaturalizarían esa función en los tribunales: “No se puede mirar para el otro lado si un abusador puede estar diez años o más en la calle” y “le puede preguntar, por nuestro código procesal, siete veces a la Justicia si es culpable o inocente, y mientras tanto permanecer libre”. Es una cuestión de velocidad y probidad jurídica, en este caso de objeción. No lo mencionó, pero Vidal se refería al proceso contra al padre Julio Grassi, condenado por abusador.

Una primera tanda de innovaciones, entre ellas la modificación en los procesos de enjuiciamiento y el mapa judicial, ya están en trámite de comisión en el Poder Legislativo. La gobernadora intenta la aprobación de todos los proyectos antes de fin de año. La reforma integral entraría en vigencia recién en 2020-.2021.

En Buenos Aires hay 180 juzgados vacantes, el 13,84% del total. ¿ Cómo será el mecanismo de selección para cubrir esos puestos? La Magistratura ya aplica alguno de los cambios propuestos por el Ejecutivo, como la filmación de los exámenes, adelantado más de una vez por el ministro Gustavo Ferrari.

También para el monitoreo posterior se incorporará como herramienta de diagnóstico el “mapa judicial”, una recopilación estadística de las causas, el personal, los tiempos y los resultados de la gestión en los juzgados de cada departamental de la Provincia. El quiebre del sistema actual, donde intervienen intereses corporativos o aún territoriales en los propios municipios, es –de acuerdo con el anunciado- a través de métodos de selección “transparentes” y “despolitizados”.

Además de los resultados de los exámenes, previamente el aspirante deberá cumplir con la obligatoriedad de cursos en la escuela judicial, que duran un año y medio para los concursos de jueces o fiscales.

Desde la llegada de Cambiemos a la provincia de Buenos Aires, hubo 28 funcionarios judiciales, entre jueces, fiscales y defensores, separados de sus cargos. En la actualidad, según datos oficiales, hay 110 causas abiertas. Este es el cuadro de situación que Vidal detallará a su gabinete en el retiro espiritual de Chapadmalal. Allí, Ferrari reforzará, entonces, la necesidad para que el nuevo Código de Procedimiento Penal “ponga en el centro a las víctimas”.

Los legisladores tomarán su tiempo para evaluar la letra fina. (Fuente CLARIN)

ADNbaires/