Las camas de terapia intensiva empiezan a preocupar.

239
Compartir

Hay menos “no-Covid” y alertan por la saturación del sistema en este sentido.

Lo advierten desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. Son las que se usan para otras enfermedades. En el sistema público porteño tienen un 91% de ocupación.

Las camas de terapia intensiva en el sistema de salud, público y privado, están ubicadas por estos días en el centro de la escena. Tanto de los profesionales médicos y de las instituciones sanitarias, como de los usuarios. Estas camas pueden ser un indicador sobre cómo se encuentra este sistema para enfrentar uno de sus mayores desafíos: cuán preparado están los hospitales, clínicas y sanatorios para contener a una población que hoy se encuentra atravesada por el coronavirus, pero que además demanda respuestas a otros cuadros, enfermedades y dolencias.

Se estima que en territorio porteño hay entre 1.250 y 1.500 camas de terapia intensiva. El dato no es oficial. La Ciudad aseguró a Clarín que no dispone de esa información.

Respecto a las camas del sistema de salud público son 415. El Ministerio de Salud porteño detalló que en este momento se encuentran “ocupadas 135 (45%) de las 300 camas de terapia intensiva destinadas a pacientes con coronavirus. Mientras que están ocupadas 105 (91%) de las 115 camas de terapia intensiva destinada a otras patologías”. Este último dato llama la atención por lo alto. Desde esta área explicaron que los números “no preocupan”.

Pero en la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) están en alerta, evaluando los números y los datos a los que logran acceder. Su presidenta, Rosa Reina, explicó que uno de los problemas crónicos es la falta de información: “Esto responde a un sistema de salud que se encuentra fragmentado. En medio de una pandemia, queda en evidencia. Sin dudas una de las mayores preocupaciones es lo que ocurre con aquellas camas de terapia intensiva no destinadas al coronavirus. En algunos sanatorios están cerca de colapsar. Tengamos en cuenta que ocurre algo que no es nuevo, pero que hoy toma protagonismo: los pacientes, en general, ingresan y pasan entre 20 y 30 días en terapia. Las terapias están ocupadas por personas con enfermedades crónicas, esto disminuye la rotación”.

Reina, médica intensivista y jefa de Sala de Terapia Intensiva del Hospital San Martín de La Plata, advierte un panorama complejo que es desatendido desde hace muchos años: “Ya con la Gripe A (2009) advertimos sobre la fragmentación y la falta de coordinación entre lo público y lo privado, de cómo también se ha reducido el sistema de salud público y la falta de inversión en tecnología. Esto se refleja en el personal, en todo el país los enfermeros con especialidad en cuidados críticos no deben ser más de 300 y los médicos intensivistas, son alrededor de 2.000”, concluyó.

Uno de los referentes de la salud privada es Claudio Belocopitt, presidente de la Unión Argentina de Entidades de Salud y dueño de Swiss Medical Group. En una entrevista en Radio Con Vos aseguró que en estos momentos “hay excedente” en las camas de terapia intensiva: entre 85 y 90 están ocupadas, de un total de 150. Pero como dijo Reina en otras palabras, Belocopitt explicó que la terapia “se llena rápido y se vacía lento”. Detalló que en Swiss Medical, 20 días atrás, estaban recibiendo alrededor de 110 personas que se derivaban a diferentes niveles de terapia; hoy son 220 personas por día. “A este ritmo, (la capacidad de atención) podría saturarse en 4 o 5 semanas”, explicó.

Consultados por este diario, los hospitales Italiano y Británico, informaron la situación actual. En el Italiano poseen 169 camas de cuidados críticos con posibilidad de asistencia respiratoria mecánica. Hasta el lunes, 14 se encontraban ocupadas con pacientes COVID. Desde la dirección médica dijeron que “la ocupación va de acuerdo al plan trazado, sin desbordes”. Mientras que en el Británico hay 41 camas en UTI (Unidad de Terapia Intensiva). Sólo 3 ocupadas con casos positivos de coronavirus.

Con la idea de comprender el fenómeno en relación a este tipo de camas y de asistencia a nivel sanitario, Rodrigo Quiroga -docente de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba e investigador del Conicet- estimó una fecha de ocupación plena de las camas centrándose en la evolución de la ocupación de camas, desde el inicio de la pandemia (en base a datos abiertos).

Así llegó a la conclusión de que en la Ciudad, el total de las camas de TI podrían estar ocupadas para mediados de julio, posiblemente el 22: “La idea es utilizar los datos con los que contamos para preparar el sistema sanitario, no para generar pánico, ni alarma, ni asustar a nadie. Pero hay patrones de comportamiento que se repiten. En Chile, de un mes al otro, pasaron de tener una ocupación de camas del 50% a la saturación. En la Ciudad, las internaciones subieron mucho en la última semana, a razón de 10 casos por día. Y hay algunos hospitales públicos que tienen sus terapias al límite”, concluyó. (Por Silvia Gómez para Clarín // Foto: Advierten que hay menos camas de terapia intensiva para enfermedades que no sean coronavirus y que podría saturarse el sistema. Foto: Luciano Thieberger)

ADNbaires