Lealtades por aquí, lealtades por allá: peronismo a tres puntas.

El principal partido de la oposición no logró armar una foto parecida a la unidad.

302
Compartir

Los actos del 17 de Octubre se convirtieron en un mapa de la fragmentación extrema del peronismo.

El festejo del 17 de Octubre encuentra al peronismo disperso y envuelto en especulaciones. Los cinco actos en distintas partes del país son la radiografía de la fragmentación que sufren los dirigentes y que pone en jaque la anhelada “unidad” de cara a 2019.

La celebración más tumultuosa es la organizada por el gobernador tucumano, Juan Manzur, que, si bien no consiguió muchas adhesiones de sus pares, sobre la hora sumó presencias que le dieron peso a la movida.

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa y el jefe de la bancada del peronismo en el Senado, Miguel Angel Pichetto -dos de los integrantes de “la foto de los cuatro”- llegaron temprano para protagonizar una recorrida por una fábrica con el mandatario tucumano.

“Debemos recuperar el sueño del federalismo. Ese es el sentido de la convocatoria a Tucumán. En el Día de la Lealtad se desnudan dos realidades: una la del trabajo, la producción y el conocimiento, y otra la de la Argentina del ajuste, la timba y del FMI”, declaró Massa.

De ahí fueron a la universidad local, donde se sumaron otros dirigentes, entre ellos el ex candidato a presidente por el FpV, Daniel Scioli, quien por primera vez en muchos años volvió a coincidir en una foto sonriente con Massa.

“Me invitó Manzur y es un espacio donde el peronismo puede mostrar que había y hay otro camino, distinto al que eligió el gobierno. la agenda del desarrollos que planteamos en la campaña del 2015”, le dijo Scioli a Clarín.

El acto formal será a la tarde en el hipódromo y tendrá tres oradores: la diputada massista Graciela Camaño, el triunviro de la CGT Héctor Daer y Manzur.

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, Sergio Massa y el senador Miguel Ángel Pichetto comenzaron los festejos por el 17 de octubre. (Foto: Prensa Frente Renovador)

Allí estarán anunciados los gobernadores Sergio Casas (La Rioja) y Lucía Corpacci (Catamarca) y los vices del Chaco, Daniel Capitanich, y de Santiago del Estero, Emilio Neder. También Luis Barrionuevo, quien fue vocero de esta cumbre y en el marco del “relanzamiento” de las 62 organizaciones, participa como actor sindical. El ex funcionario kirchnerista, Florencio Randazzo, envía a Florencia Casamiquela y al diputado Eduardo “Bali” Bucca.

Los dos gobernadores que participaron de la foto lanzamiento del espacio peronista, no kirchnerista, junto a Pichetto y Massa, no están en Tucumán.

Juan Manuel Urtubey armó su propio acto en Salta para presentar un plan de alimentación. Desde ahí, declaró que “el desafío no es unir a dirigentes sino a los argentinos” y que “la verdadera lealtad es con el pueblo”.  Igualmente, envió a la cumbre federal a su diputado Pablo Kosiner en representación suya.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, encabezó su propio acto en Salta.

El cordobés, Juan Schiaretti, se quedó en Córdoba. Allí, la otra rama de las 62 Organizaciones – la del secretario general del Vidrio, Horacio Valdez- montó otro acto aunque el mandatario cordobés, en respeto al duelo por la muerte de José Manuel de la Sota, no se sumará. Guillermo Moreno, que el sábado se relanzó en Lanús, estará ese acto sindical.

Por otra parte, Cristina Kirchner, estiró su estadía en Santa Cruz, donde viajó el fin de semana largo para ver a sus nietos y evitó compromisos. Los intendentes del PJ Bonaerense, cercanos a la figura de la ex presidenta, armaron una juntada a las 17 en Merlo de la que participará Máximo Kirchner y La Cámpora.​

Felipe Solá, que fue convocado por Manzur y también desde Corrientes, podría ser el único “presidencial” presente en Merlo. O compartir esa “exclusividad” con Axel Kicillof.

Más temprano, el diputado de La Cámpora, Andrés Larroque, fue a pasar el Día de la Lealtad al penal de Marcos Paz, con Julio De Vido. “Tenemos que estar con los presos políticos”, aseguró.

El jefe del PJ Nacional, el sanjuanino José Luis Gioja viaja a Corrientes, junto al jefe de la bancada del FpV en Diputados, Agustín Rossi, donde el PJ correntino inaugura a las 19 una casa peronista. “La lealtad es unidad”, declaró Gioja.

Por un lado, Gioja viene de un enfrentamiento con Barrionuevo por la intervención del Partido. Por otro, se da una situación particular de la provincia: Manzur está enemistado con su antecesor, José Alperovich, y las autoridades del partido quieren evitan quedar atrapados en esa interna.

Rossi no fue invitado a Tucumán y criticó esa juntada por tener un carácter sesgado”.”Obviaron invitar al sector más importante del peronismo”, dijo en FM La Patriada.

Por último, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, hará en su provincia otro acto a las 19 con el lema que instaló a principio de año para bregar por la unidad: “Hay 2019”. (Por Jazmín Bullorini para Clarín // Foto: Daniel Scioli, Sergio Massa y el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, en la previa al 17 de octubre en la provincia).

ADNbaires