Lo que se juega en la interna radical de Provincia

Modelo de alianzas y el futuro de dos presidenciables.

15
Compartir

Votaron unos 100 mil afiliados. Martín Lousteau se juega una apuesta para 2023 con Gustavo Posse. Facundo Manes es la carta fuerte de Maxi Abad. El resultado condicionará el futuro de Juntos por el Cambio.

Adelante radicales. La marcha del centenario partido marca este domingo el ritmo de la “madre de todas las batallas”. Al menos por 24 horas. Votaron unos cien mil de los 650 mil afiliados bonaerenses que estaban convocados a dirimir este domingo un nuevo jefe entre el oficialista Maximiliano Abad y el opositor Gustavo Posse. Y a través de ese mismo voto estarán definiendo quiénes y cómo llevarán adelante las negociaciones con los socios de Juntos por el Cambio para las elecciones nacionales de este año, pero sobre todo para las de 2023.

Habrá estrategias y liderazgos en juego. Detrás de Abad, jefe del bloque de diputados provinciales de la coalición opositora, está la mano de quienes buscan un acuerdo “amigable” con el PRO, la Coalición Cívica y la incipiente pata peronista. El tridente de mayor peso en el partido, integrado por el gobernador jujeño Gerardo Morales y los jefes parlamentarios, Mario Negri y Luis Naidenoff, incursionaron en la campaña, junto a Ernesto Sanz y Facundo Manes, que asoma como figura emergente. Si las urnas sonríen a la lista de Adelante Buenos Aires, el neurocientífico podría anotarse para gobernador o incluso a presidente.

El intendente de San Isidro (que aspira a la Gobernación) y su principal aliado en Protagonismo Radical, Martín Lousteau, pregonan una mayor “autonomía” en las tratativas con los socios políticos. El senador porteño se cargó la campaña al hombro y un resultado favorable lo habilitará a pararse como la figura disruptiva que patee el tablero del status quo partidario. Por eso su objetivo es reunir en cada distrito la mayor cantidad de convencionales nacionales: son quienes deberán definir a futuro la política de alianzas. “Vocación de poder”, es la bandera que se adjudica el dúo. “Vocación de pertenencia”, replican desde la estructura partidaria.

Por la magnitud de lo que está en juego, casi no hay indiferentes en el resto del espacio opositor. Elisa Carrió le dio la bendición a Abad, al igual que los macristas María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo. Posse recibió el respaldo de Emilio Monzó -convertido en un detractor de Mauricio Macri-, con quien armó rancho aparte en la Legislatura bonaerense, mediante un bloque de diputados propio.

Gustavo Posse, candidato opositor en la UCR bonaerense, votó en San IsidroMaxi Abad y Gustavo Posse votando esta mañana.

La situación de Horacio Rodríguez Larreta es ambigua. Tomó un café con Abad en Mar del Plata, pero evitó una foto que se interpretara como señal de respaldo. El jefe de Gobierno tiene de aliado a Lousteau en el distrito, pero teme que lo ponga en jaque si logra proyectar su figura a nivel nacional. Una Convención radical en manos del senador podría condicionar el respaldo a la candidatura presidencial del jefe porteño en caso de que se niegue a asfaltarle el camino a la sucesión en la Ciudad. ¿Y se Lousteau se sube al ring para darle pelea en 2023?

​Según los “poroteos” previos, se proyecta una elección reñida para definir al sucesor del ex vicegobernador Daniel Salvador en el Comité Provincia. Aunque Posee arranca con una complicación: tiene una sola bala de plata. Debería sacar toda la diferencia en su bastión de la Primera Sección (norte y oeste del Conurbano). La pelea en la Tercera (sur del Gran Buenos Aires), asoma pareja, y Abad es favorito en las otras seis (el interior y La Plata), que reúnen menos del 40 por ciento de electores.

De acuerdo a esos cálculos, la ventaja que Abad pueda conseguir en lugares favorables para su lista, como Mar del Plata (su bastión), Tandil, Olavarría y Bahía Blanca, será clave para poder contrarrestar -o no- el contundente triunfo que todos coinciden en adjudicarle a su rival en San Isidro y los municipios vecinos.

Facundo Manes en campaña con Maximiliano Abad.Facundo Manes en campaña con Maximiliano Abad.

Abad lleva de compañera de fórmula a Erica Ravella, intendenta de General Arenales (la lista tiene el aval de 27 de los 32 jefes comunales de la UCR). La legisladora del Parlasur, María Luisa Storani, encabeza los delegados al Comité Nacional (se eligen 4) y Gastón Manes, hermano de Facundo, va de primer convencional nacional (se reparten 73).

La vice de Posse es la vicerrectora de la Universidad del Noroeste, Danya Tavela, de Evolución, la agrupación de Lousteau que también se quedó con el primer delegado al Comité Nacional, Pablo Domenichini. rector de la Universidad de Brown. Los convencionales son encabezados por el ex diputado Alejandro Echegaray, mano derecha de Federico Storani, impulsor de la lista junto a otro “histórico”, Juan Manuel Casella.

Alfredo Cornejo, que se mantuvo prescindente, deja el Comité Nacional a fin de año y la pelea será entre Morales y el tándem Enrique Nosiglia-Lousteau. Todos tiene que ver con todo. (Por Marcelo Hugo Helfgot para Clarin)

ADNbaires