Mauricio Macri busca acomodar “a sus fieles”.

62
Compartir

El Presidente ya avisó que quiere liderar la oposición a partir de diciembre. Y busca ubicar a funcionarios cercanos. Una jugada de beneficio mutuo.

Como si fuera el gerente de una consultora laboral, o como el líder opositor que pretende ser, Mauricio Macri ya hizo pedidos puntuales para garantizarles cargos a sus dirigentes más fieles. Hay allí, una mezcla de agradecimiento por la compañía en los momentos más sensibles, pero, sobre todo, la intención de ir ocupando lugares que pueden resultar clave en la nueva etapa política.

El viernes a la mañana, un aviso sobre el margen inferior izquierdo de la página 18 de Clarín informaba sobre la convocatoria a una audiencia pública, el 3 de diciembre, “a efectos de considerar la idoneidad y las impugnaciones respecto de los candidatos/as propuestos por los distintos Bloques de la Legislatura para integrar la Auditoría de la Ciudad”. Y allí, en el cuarto lugar, mezclado con otros 17 nombres, figuraba Pablo Clusellas, DNI 13.211.562.

No es otro que el actual secretario legal y técnico del Gobierno nacional. El Zannini de Macri. Uno de los funcionarios que sobrevivió los (casi) cuatro años dentro de un Gabinete con más de una decena de desterrados. Clusellas es amigo del Presidente desde la infancia. Forma parte de lo que se conoce informalmente como “la barra del Newman”, recuerdo del colegio donde compartieron aulas varios del entorno del líder de JxC.

Como adelantó Clarín, otra funcionaria nominada por pedido de Macri es Patricia Bullrich. La ministra de Seguridad tiene todos los boletos para presidir al PRO cuando el partido renueve autoridades el año próximo. Curiosa la relación de “la Piba” con la fuerza amarilla. En 2003, como referente de Unión por la Libertad, enfrentó a Macri para la jefatura de Gobierno porteña. A fines de 2011 se acercó al espacio en el Congreso y en 2015 asumió como funcionaria. Tres años después, su partido se incorporó al PRO. Y ahora podría liderarlo.

“Con Patricia, Mauricio se garantiza disciplina interna”, explica un funcionario con actual cargo en la fuerza. Los otros nombres que sonaron para liderar el partido, como María Eugenia Vidal o Diego Santilli, eran del agrado del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Habrá que seguir de cerca la relación entre el Presidente y su ex jefe de Gabinete en la Ciudad. Por primera vez desde que debutaron juntos en la política en 2003, los sueños de ambos podrían colisionar en 2023, si los dos aspiran a volver/llegar a la Casa Rosada.

“De arranque, no debería haber problemas. Horacio se tiene que concentrar en la gestión. A diferencia de estos cuatro años, ahora tendrá a la Nación y la Provincia con otro color político”, analiza un dirigente macrista. En privado, el jefe de Gobierno coincide con esa mirada. Al menos de entrada, no debería haber intereses contrapuestos.

Otro cargo partidario que podría quedar para una macrista puro es la secretaría general del PRO. Allí suena el actual secretario general de la Ciudad, Fernando de Andreis, el funcionario que está todo el día atento a la agenda del Presidente y uno de los que más convive con él.

El puesto para el que Macri nomina a De Andreis lo ocupa ahora el legislador Francisco Quintana, un peñista puro, para el que también hay un lugar asegurado y otro que deberá pasar el filtro de las urnas (futboleras). Quintana será miembro del Consejo de la Magistratura porteña y presidirá el cuerpo: la duda, por ahora, es si lo hará de arranque o si será vicepresidente hasta que termine su mandato Alberto Maques, un abogado radical que responde al presidente de Boca, Daniel Angelici.

No debería haber conflicto allí. Quintana es directivo de Boca y también responde a Angelici. Es más: tendría asegurado el cargo de secretario general del club si el oficialismo gana las elecciones del 8 de diciembre. ¿Más coincidencias? Esa silla lo ocupa ahora Christian Gribaudo, funcionario en la Provincia, y candidato a presidir Boca por la lista de Angelici/Macri.

Otro dirigente por el que el Presidente pidió espacio es por el siempre fiel Miguel Angel Pichetto. El candidato a vice fue uno de los más activos en la segunda parte de la campaña, de cara a la general, y uno de los que sostiene el eslogan “Macri líder opositor”. ¿Dónde podría recalar el senador? En la Auditoría General de la Nación, un cargo que le corresponde a la oposición.

“Otros funcionarios cercanos a Mauricio también podrían ir a esos lugares vinculados al Congreso. Pero además, no te extrañe que el día de mañana llames a una empresa importante, y te aparezca un ex funcionario. El Presidente también tiene muchos contactos ahí”, confiesa un macrista al tanto de los movimientos. Lo dice tranquilo. Ya tiene un puesto asegurado para lo que viene. (Por Eduardo Paladini para Clarín // Foto: Mauricio Macri saluda a Patricia Bullrich, en el búnker de Juntos por el Cambio, en la nota de la derrota electoral (Foto: Federico López Claro)

ADNbaires