Mauricio Macri despidió el barco “del despilfarro”.

Es el buque regasificador que estuvo 10 años en el país: “Es un símbolo del despilfarro y la mentira”, dijo el Presidente.

149
Compartir

El barco llegó en 2008 por una temporada, pero siguió trabajando. Costó 40 mil millones de pesos, según el Presidente.

Llegó por un invierno para cubrir una falta “temporaria” de gas, pero se quedó 10 años y le costó millones de dólares al país. Finalmente, este lunes zarpará desde el muelle de Compañía Mega, en Bahía Blanca, el buque regasificador Exemplar. Y hasta allí llegó Mauricio Macri para darle la “despedida”.

“Generalmente las despedidas tienen una connotación de tristeza. Pero este no es el caso. Este barco es un símbolo que nos lleva a expresar la inacción, la incapacidad, el despilfarro por las decisiones que llevaron a necesitarlo. Este barco tiene que ver con otra cosa que sucedió en nuestro país que fue instalar el engaño, la mentira”, afirmó el Presidente.

En su etapa de apogeo, la estación bahiense llegó a proveer de 20 a 24 millones de metros cúbicos a la red nacional. Comenzó con 6 barcos al año, pero en 2013 arribaron 42 metaneros, con un costo por millón de BTU (la unidad de medida del gas) que llegó a estar entre los tres más caros del mundo. Los costos de cada operación sumaron, en promedio, U$S 150.000 diarios y en ocasiones, por la falta de divisas que enfrentó la administración kirchnerista, los barcos cargados con GNL llegaban y debían aguardar su ingreso a puerto varias jornadas. Cada día de espera representaban U$S 50.000 adicionales para las cuentas del Estado. Gran parte de ese negocio lo manejaban Julio de Vido y su subsecretario, Roberto Baratta.

Macri cuestionó la “mentira” del gobierno kirchnerista de “decir que la energía era gratis, y que como el aire, podíamos consumir todo lo que quisiéramos y que nadie lo pagaba y que nunca se iba a acabar. Pero como siempre, la mentira tiene patas cortas”.

Acompañado por el secretario de Energía, Javier Iguacel, Macri resaltó el cambio en la política energética que implementó desde la llegada en diciembre de 2015, lo que permite “producir más gas y petróleo”, principalmente desde el yacimiento de Vaca Muerta.

“Estamos produciendo más gas y más petróleo. Y eso nos permite hoy despedir este barco que aparte cuesta muchísimo dinero todos los días. Este barco vino por un invierno y se quedó 10 años. Costó más de 40 mil millones de pesos. Son mil kilómetros de rutas, son 1200 escuelas equipadas. Es lo que necesitamos invertir en un nuevo gasoducto entre Neuquén y Rosario. Todo ese dinero fue el despilfarro”, fustigó.

Macri también insistió con que, ahora, el objetivo no es solo recuperar el autoabastecimiento sino también que apuntan a exportar energía. “Vaca Muerta se ha probado ya como una reserva en gas de lo que tiene Rusia, y en petróleo, lo que tiene Venezuela. Y ya empezamos a exportarle a Chile”, señaló.

“Sin energía un país no progresa. Y ahora vamos a tener energía. Porque dijimos la verdad, porque nos propusimos trabajar en equipo. Creemos y confiamos en lo que somos capaces de hacer. Y no queremos más que nos vendan magia. La magia no existe. Lo que existe es el trabajo”, concluyó.

La partida del Exemplar marcará el fin del contrato con la firma Excelerate, que desde 2008, llevó adelante el proceso de regasificación, primero con Enarsa (en tiempos de fulgor de Julio De Vido y Roberto Baratta) y luego con YPF (de la mano de Miguel Galuccio y Axel Kicillof). Aunque para la empresa norteamericana no sería un adiós sino un hasta luego. El mes pasado, junto a TGS, firmó un acuerdo para el estudio de un proyecto de licuefacción en el puerto bahiense. (Foto: Mauricio Macri en Bahía Blanca. (Captura de YouTube)

ADNbaires