Macri llevó “Esperanza” a gran parte de Santa Fe.

"Estamos mejor parados para en los próximos cuatro años poder crecer", dijo el Presidente en esa ciudad, en Sunchales y en Rafaela // Lo acompañó una multitud en su recorrida.

50
Compartir

El presidente Mauricio Macri continuó  con su marcha del “Sí, se puede” por la provincia de Santa Fe y en una primera parada en la ciudad de Esperanza aseguró que “se puede construir una Argentina mejor para todos”.

Acompañado por su esposa Juliana Awada y por el intendente de Santa Fe, José Corral, el mandatario sostuvo ante el público presente: “Yo siempre voy a estar para defenderlos”.
“Esta elección se puede dar vuelta. Para que esto sea una realidad necesito que ustedes transmitan esa certeza a cada amigo, a cada compañero de trabajo, a todos los que pensaron que estos años han sido muy duros”, expresó Macri.

Al igual que el sábado pasado en Barrancas de Belgrano, Macri volvió a reiterar: “hemos escuchado, ahora viene el crecimiento, viene el empleo, viene la mejora del salario”.

“Además de invitarlos a la marcha, tenemos que fiscalizar, cuidar nuestros votos. Y tenemos que utilizar esta herramienta que es el celular, participando en las redes, sin agredir defendiendo nuestras ideas y valores”, agregó el Presidente.

“Se puede construir una argentina mejor para todos. Y con Dios se puede mucho más. Vamos Boquita también el 22”, cerró Macri.

En Esperanza, el mandatario y candidato a la reelección realizó una recorrida por un Núcleo de Innovación y Desarrollo de Oportunidades (NIDO), que forma parte de una red de espacios creados con el objetivo de promover la inclusión social de los barrios más vulnerables.

En la ciudad de Rafaela, Macri señaló: “Estamos mejor parados para en los próximos cuatro años poder crecer”.

Ante una multitud que se congregó en torno a un escenario montado en el bulevar Santa Fe, en la zona de la Jefatura de Policía de Rafaela, el Jefe de Estado señaló que la invitación es a “cambiar la Argentina para siempre, en un país de trabajo, de respeto y de amor”.

En el acto, segundo de la tarde, Macri dijo que los argentinos “queremos que nos digan la verdad, que no maquillen la realidad, porque si sabemos cuál es la realidad la podemos cambiar y mejorar, porque juntos somos capaces de cualquier cosa”.

Luego, anunció que en febrero terminará la obra que traerá “el gas desde Recreo hasta Sunchales, cambiándole la vida a 34 mil familias” y remarcó que se está trabajando “en (las rutas nacionales) 34 y 19, para cuidarlos, y también hemos llevado urbanización y mejoras a los barrios Virgen del Rosario y Monseñor Zaspe”, ambos de Rafaela, ciudad ubicada a 100 kilómetros de Santa Fe capital.

También mencionó mejoras para el hospital local Jaime Ferré, y dijo que “hemos empezado a darle batalla al narcotráfico como nunca antes”, refiriéndose “a los santafesinos que lo sufren” a ese flagelo.

Macri dijo saber que “este último año y medio ha sido muy duro para todos, y que la clase media ha sido la que más ha puesto el hombro”, por lo que destacó que escuchó y tomó nota, y prometió que “ahora viene algo distinto”.

El presidente comenzó las marchas del “Sí, se puede” en el barrio de Belgrano, el último sábado, y desde ese momento las replicó en la localidad de Junín, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, y en Córdoba.

Este jueves será el turno de Entre Ríos, donde Macri encabezará movilizaciones en Concepción del Uruguay y La Paz y, sobre el fin de la semana, el viernes, estará en Bahía Blanca para realizar su acto de campaña a las 18 en Plaza Rivadavia. (Fuente Ambito.com // Fotos: Prensa de Juntos por el Cambio)

EN RAFAELA

Entusiasmado y hasta conmovido por la movilización con que lo recibió Rafaela en pleno bulevar Santa Fe, Mauricio Macri brindó un encendido discurso de 12 minutos sobre el techo de una camioneta Ford Ranger desde donde convocó a “cambiar la Argentina para siempre, en un país de trabajo, de respeto y de amor”. Sin aparato partidario ni sindical que activara la participación popular, cientos de familias llegaron solamente con banderas argentinas para brindar su respaldo a la reelección del Presidente en el marco de la caravana del “Sí se puede” que comprende una marcha por “30 ciudades en 30 días” para mostrarse al lado de la gente.

Acompañado por una elegante primera dama, Juliana Awada y el titular del Sistema de Medios, Hernán Lombardi -no había nadie más del gabinete nacional-, Macri recibió el afecto de los rafaelinos. Debió esforzarse para transitar varios metros desde el vehículo del que descendió hasta el escenario que no era otra cosa que una camioneta que aportó un militante del PRO Rafaela. El intendente de Santa Fe, José Corral y los integrantes de la lista de candidatos a diputados nacionales, Federico Angelini y Ximena García, se subieron a la chata junto a Awada desde donde saludaban a la multitud. También se dejó ver en primer plano el concejal Leo Viotti mientras también la diputada nacional, Gisela Scaglia y los ediles Lalo Bonino, Marta Pascual, Hugo Menossi y Carina Visintini.

Por momentos eufórico ante tanto calor popular pese al viento frío que soplaba en la tardecita, Macri dijo que los argentinos “queremos que nos digan la verdad, que no maquillen la realidad, porque si sabemos cuál es la realidad la podemos cambiar y mejorar, porque juntos somos capaces de cualquier cosa”.

Después indicó que había recorrido a bordo del helicóptero la obra del gasoducto en la ciudad de Sunchales -donde regresó a la noche-. En tal sentido, anunció que en febrero terminará la obra que traerá “el gas desde Recreo hasta Sunchales, cambiándole la vida a 34 mil familias” y remarcó que se está trabajando “en (las rutas nacionales) 34 y 19, para cuidarlos, y también hemos llevado urbanización y mejoras a los barrios Virgen del Rosario y Monseñor Zaspe” de esta ciudad. En ese tramo de destacar actos de su gestión, mencionó mejoras para el hospital “Dr. Jaime Ferré” al tiempo que subrayó que “hemos empezado a darle batalla al narcotráfico como nunca antes” lo que arrancó quizás la ovación más importante de la tarde.

Realista, Macri admitió que “este último año y medio ha sido muy duro para todos, y que la clase media ha sido la que más ha puesto el hombro” frente a un “auditorio” conformado por decenas de familias, precisamente de clase media. Al respecto, destacó que escuchó y tomó nota por lo que prometió que “ahora viene algo distinto” con “crecimiento, el empleo y la mejora del salario”.

“Es importante que ustedes sepan que el esfuerzo que han hecho no fue en vano, porque empezamos a resolver problemas que arrastramos más de 70 años; los que nos jugamos por el cambio hemos decidido ser parte de la solución y no del problema”, enfatizó en medio de tanto aplauso de un público en el que se pudo observar a empresarios de primera línea de la ciudad, como dueños de un gran frigorífico, de una empresa láctea y de grandes empresas metalúrgicas, en no pocos casos junto a sus familias. También, banderita en mano y sonrisa ancha, se dejó ver una ex concejal rafaelina por el peronismo.

“Acá no hay choripán ni asado, nadie vino en colectivos que movilizan a la gente para ir a los actos políticos, nadie cobra por venir. Acá estamos los que decidimos defender al país y queremos algo mejor para nuestros hijos y nietos”, dijo una mujer mayor mientras besaba a su nieta en brazos.

Macri llegó a Rafaela luego de peregrinar desde Esperanza -ahí encabezó un masivo acto frente a la plaza, a un costado del edificio municipal-. Luego se trasladó hasta Humboldt donde lo esperaban todos fuera de sus casas y en la ruta 70, lo que derivó en complicaciones para el tránsito. En Nuevo Torino sucedió una escena similar, con cientos de personas al costado de la ruta que hizo detener la caravana del “Sí se puede”, lo que derivó en que se corte el tránsito y se formen colas esperando a que termine el contacto del Presidente con los vecinos.

El Presidente cargó sus pilas con el cariño de los rafaelinos y dejó el techo abollado de la camioneta en la que se paró para dar su mensaje. A esa altura, los rafaelinos compartían cientos de fotos y videos en las redes sociales, muchas con Awada muy dispuesta a las selfies. Al final de todos, con la desconcentración avanzada, Lombardi tuvo “su momento” y recibió muestras de afecto y múltiples pedidos de fotos. “No aflojen que los damos vuelta” le decían una y otra vez. “Sí se puede”, respondía quien por estos días es el coordinador de la campaña de cercanía con la gente que lleva adelante Macri para intentar revertir el resultado de agosto. (Fuente La Opinión de Rafaela // Fotos:  FOTO JORGE BARRERA MAURICIO MACRI. Se tuvo que abrir paso entre la gente, saludó y se abrazó con mujeres emocionadas y dio un discurso desde el techo de una camioneta. FOTO J. BARRERA POSTALES. En una ciudad que suele ser apática y escaparle a las movilizaciones, familias enteras decidieron ponerle el cuerpo a la campaña de Macri)

ADNbaires