María Eugenia Vidal se reunió con 68 intendentes en La Plata.

Tras la derrota en las PASO, la gobernadora de Buenos Aires los arengó en busca del milagro electoral.

517
Compartir

El encuentro con jefes comunales oficialistas tuvo lugar en un quincho de la República de los Niños, en Gonnet.

María Eugenia Vidal va por el milagro electoral apoyada en la real política que le acercaron los intendentes oficialistas. En la República de los Niños, en la localidad de Gonnet, la gobernadora se reunió con los intendentes de Juntos por el Cambio e instaló la necesidad de preservar los municipios propios y asegurar la mayor cantidad de legisladores seccionales para después de octubre.

Desde esa plataforma conservadora, confinada por la derrota aplastante de las PASO, el oficialismo intentará un resultado casi imposible: descontarle los 18 puntos a Axel kicillof (Frente de Todos) y lograr la reelección de María Eugenia Vidal.

¿En ese esquema, dónde queda la porfía presidencial de Mauricio Macri con la fórmula Fernández-Fernández?.No habrá orden de boleta completa. Los intendentes deberán municipalizar la campaña. Están habilitados para el ejercicio electoral que asegure la mayor cantidad de votos comunales.

Esas premisas no escritas, pero observables de aquí en adelante, se completa con la versión absolutamente “provincializada” de Vidal. “Ahora, como nunca, es necesario estar más cerca (de la gente)”, según el libreto de la Gobernación. Es una rémora de los slogans más recurrentes. Aunque, ahora, presupone algo más que discurso. Vidal comprometió transitar los distritos. También comprometió a sus funcionarios. Hasta el 11 de agosto era convite motivacional. Este miércoles se transformó en clamor.

El riesgo de reeditar los porcentajes de las primarias es grande. En la Provincia, Juntos por el Cambio perdió en una veintena de municipios. Retrocedió en todas las comunas del Conurbano que ganó en 2015. Sólo Gustavo Posse (San Isidro) y Jorge Macri (Vicente López) se impusieron al kirchnerismo.

Hasta el denominado “voto chacarero” de secciones electorales como la Segunda, en el norte, y la Cuarta, en el noroeste, castigó al macrismo. Es el núcleo sojero. “Allí debemos recomponer el vínculo con nuestro votante”, explicaron en Gonnet.

Consideran que existe un “despegue” de votos independientes, “de gente enojada”, que prefirió emigrar a los Fernández. Con eso especulan. También con la posibilidad de un desprendimiento, en parte, de ese acompañamiento. Los famosos 4 puntos menos que el electorado retazaría, llegado el caso, al Frente de Todos, para situarlo por debajo de los 45 puntos que obliga al balotaje. Siempre según presunciones de la Casa Rosada. Para Vidal no existe, siquiera, esa quimera. Tampoco para los intendentes.

Por eso, la apelación consciente a la real politik de los alcaldes. Aquel concepto remozado del ministro alemán Otto von Bismarck, utilizado para designar a la política basada en intereses prácticos. Más que en la teoría. O el marketing, como apuntaron en la República para factura presunta que no explicaron.

Rápido repaso de urna: Juntos por el Cambio expone 69 municipios. Perdió en 19. Si las urnas conceden el mismo resultado en octubre, el Frente de Todos gobernará 87 intendencias.

Urge, entonces, mantener representatividad, se apremian. Cada uno, de acuerdo con lo conversado este miércoles, está en libertad de adecuar la campaña conforme a sus necesidades. También para el listado de legisladores provinciales.

¿Por qué es importante la Legislatura?. Si Vidal remonta el Everets, la composición de las cámaras será casi bipartidista. Sin representaciones en el medio para negociar las leyes. En contrario, si pierde, un bloque partidario consistente la instalaría como la jefa de la oposición. Desde esa rampa, en 2021 construiría la diputación nacional. Son apenas vapores entre tanta niebla.

Quedan menos de 70 días para reforzar el poder territorial. Julio Garro (La Plata), Martiniano Molina (Quilmes), Néstor Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Ramiro Tagliaferro (Morón), Héctor Gay (Bahía Blanca), Nicolás Ducoté (Pilar) y Jorge Nedela (Berisso). Y contener Mar del Plata. La mayoría concurrió a la República de los Niños de Gonnet, en defensa propia.

Estaban también el vicegobernador, Daniel Salvador; el jefe de Gabinete, Federico Salvai; el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo (primer candidato a diputado nacional), y Fabián Perechodnik, Secretario General de Gobierno. Todos concluyeron en la necesidad de la gobernabilidad, el respaldo al poder institucional de Macri y sus medidas.

Antes del encuentro en la capital bonaerense, Vidal había compartido almuerzo con el Presidente y algunos gobernadores oficialistas. En esa mesa estuvieron Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes), el candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el jefe de la ciudad Autónoma, Horacio Rodríguez Larreta.

El gobierno recompone después de una semana complicada. Aunque Vidal perciba la necesidad de autonomía en el diseño electoral, está condicionada por la evolución de la crisis. Este martes tenía pensado anuncios en materia crediticia y tributaria para Pymes. Además de incrementos en los valores de los programas sociales. Deberá aguardar unos días, hasta tener una evaluación de cuánto será la reducción de recursos nacionales a la Provincia por la devolución y rebaja de Ganancias, monotributo e IVA.

La primera estimación es una pérdida de 6 mil millones de pesos para la administración bonaerense. (Por Rodolfo Lara para Clarín)

DANIEL SALVADOR

El vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador aseguró hoy que en la reunión con la gobernadora María Eugenia Vidal y los intendentes de Juntos por el Cambio “se analizaron los resultados de las elecciones y nos comprometimos a redoblar los esfuerzos pensando en la elección del 27 de cotubre”. (Fuente Impulsobaires)

ADNbaires