Mauricio Macri lanza “un desafío” de campaña.

Para dar pelea en 30 distritos clave.

60
Compartir

Se llamará #SíSePuede. Peña reunió a los jefes de campaña de las provincias para ordenar la estrategia. Internas por la política social.

Mauricio Macri se concentrará en un itinerario de 30 centros urbanos donde el oficialismo tiene chances de hacer una buena elección. Se trata de los ciudades más pobladas del país, donde Juntos por el Cambio retrocedió en las PASO, y de distritos más chicos, donde confían sumar diputados, como el caso de Catamarca. El Presidente iniciará esa estrategia dentro de 10 días en la Ciudad, tal como adelantó Clarín.

El jefe de Estado convocará al desafío #SíSePuede, en línea con el enigmático tuit que compartió en sus redes sociales. Se tratará un cambio de la virtualidad a lo territorial respecto a la estrategia escogida para las primarias, que se centró -con poco éxito- en los defensores del cambio y en los WhatsApp.

Así lo comunicó Marcos Peña a los 24 jefes de campaña del oficialismo en las provincias en una reunión en Balcarce 412, en la que también estuvieron el ministro del Interior Rogelio Frigerio, secretario General de Presidencia, Fernando de Andreis; el candidato a vicepresidente Miguel Pichetto y los gobernadores radicales de Jujuy; Gerardo Morales; y de Corrientes, Gustavo Valdés. Aunque en el oficialismo sugieren que los focus ya está listos, Jaime Durán Barba no fue de la partida.

Peña pidió a los jefes de cada distrito “tomar la calle” y aumentar la presencia en las plazas y en el espacio público; lejos de la virtualidad de las primarias. Habría incluso caravanas, algo que ya ocurrió en 2015. “Necesitamos volver a proyectar cercanía”, se sinceró uno de los presentes.

También tuvo un discurso optimista. El jefe de Gabinete explicó que buscarán forzar un balotaje ampliando la base de electores y sumando a votantes útiles que eligieron a otros candidatos en las primarias.

El jefe de Gabinete todavía sigue al mando de la campaña nacional, aunque las críticas en el frente interno se multiplican.

Reiteró que hasta el 27 de septiembre Macri se concentrará en la gestión y el mismo tono tendrán los primeros spots de televisión, que comenzarán a verse desde el próximo domingo. “Uno de los ejes mas tácticos y estratégicos tiene que ver con ampliar la conversación; con no encerrarse en la conversación económica”, dijeron cerca del ministro coordinador.

En lo referido al discurso, seguirá presente la autocrítica con la que el Presidente insiste desde las PASO; dirán que se exigió a los argentinos más de la cuenta y que se subestimaron problemas; con la inflación a la cabeza.

La política social del Ejecutivo divide al oficialismo. Valdés y Pichetto criticaron muy duramente el reparto de planes sociales, que ejecuta el ministerio de Desarrollo Social conducido por Carolina Stanley. “Fue durísimo”, dijo uno de los presentes.

Los radicales están molestos, porque tal como informó este diario, la mitad de los 450 mil planes de empleo que reparte el Ejecutivo quedan en manos de las organizaciones que están dentro Triunvirato de San Cayetano, que hoy tiene candidatos en el Frente de Todos.

La ministra Stanley llegó al búnker en las primeras horas de la tarde para brindar un diagnóstico sobre la situación social, pero se retiró rápido y sin hablar. El secretario de Articulación de Política Social, Carlos Pedrini, quedó a cargo de la charla y de los reclamos.

Por otra parte, el titular de la UCR, Alfredo Cornejo, el gobernador más crítico con Macri volvió a brillar por su ausencia. “Privilegia las elecciones a gobernador y envió a Peti Lombardi en su representación, que también es autoridad nacional del partido”, explicaron en el PRO.

Sin embargo, no fue la única ausencia ruidosa de la tarde. Federico Salvai, mano derecha de María Eugenia Vidal y esposo de Stanley, tampoco dijo presente. Envió en su lugar al ministro de Asuntos Públicos, Federico Suárez. La relación entre Peña y Vidal sigue gélida.

Guillermo Dietrich, fue finalmente el último orador de la tarde se refirió a la fiscalización, uno de los aspectos que el oficialismo busca mejorar en relación a las primarias y con el que trabaja junto al viceministro de Interior Sebastián García de Luca. Por la mañana, en la Casa Rosada ya se había realizado la reunión semanal periódica. “Hay muchas cuestiones logísticas y de coordinación a mejorar”, dijeron en el entorno del ministro.

Las reuniones características del PRO vuelven a retomar su asiduidad después de la dura derrota. La próxima semana llegará el turno de los candidatos. (Por Guido Carelli Lynch para Clarín)

ADNbaires