“Me equivoqué con el tema Vicentin”

Alberto Fernández aceptó el pedido de Juntos por el Cambio de reunirse por videoconferencia separado de los otros bloques parlamentarios.

288
Compartir

“Pensé que todos iban a salir a festejar”, dijo Alberto Fernández.

“No soy un loco suelto que anda con la chequera expropiando. Soy muy respetuoso de la propiedad privada”, sentenció el Presidente.

El presidente Alberto Fernández habló sobre la intervención y expropiación anunciada por el Gobierno de la cerealera Vicentin y reconoció: “Yo me equivoqué con el tema Vicentin porque pensé que todos iban a salir a festejar”.

“Cuando yo miro para atrás y veo qué hice mal. Yo me equivoqué con el tema de Vicentin porque creí que la situación estaba mucho más asumida. Pensé que todos iban a salir a festejar porque estábamos recuperando una empresa importantísima. Pero no pasó, todos se pusieron a acusarme de cosas horribles. Dije ‘bueno si tienen solución mejor, tráiganmela’, pero sigo esperando”, apuntó.

En declaraciones a la radio FM La Patriada, el mandatario aseguró quiere “preservar una empresa para que siga en funcionamiento, para que Argentina tenga una empresa de referencia”.

El jefe de Estado, asimismo, remarcó que “no” es “un loco suelto que anda con la chequera expropiando” y sentenció: “Soy muy respetuoso de la propiedad privada”.

“La situación de Vicentin no está parada porque seguimos trabajando, viendo cómo está, pero no quiero que cada decisión que tomo sea como un Boca-River. Yo no soy un loco suelto, no ando con una chequera de expropiaciones”, enfatizó.

En ese sentido, agregó: “Salgo y digo que me preocupa lo que está pasando con la principal exportadora oleaginosa del país y me dicen que soy un chavista que quiere expropiar. Si quisiera expropiar, no expropiaría una empresa en quiebra sino una cerealera floreciente”.

Al respecto, enfatizó que está “tratando de preservar a un operador muy importante para la economía argentina para que eso no se siga transnacionalizando”.

El mandatario también cargó contra la oposición quien, aseguró, acusan a su gobierno con el método de la demonización: “Nos decían que si gobernaba el peronismo iba a ser un país como Venezuela, que utilizaríamos un sistema de espionaje, de corrupción. Pero los que hicieron un país como Venezuela, con una inflación galopante, fueron todas cosas que hacían ellos. Ahora es como que quieren volver con esa retórica”.

Más tarde volvió a referirse a la frase que utilizó el 9 de julio pasado cuando en su discurso por el 204 aniversario de la Independencia nacional dijo que venía a terminar “con los odiadores seriales”.

En ese sentido agregó: “Tenemos que tomar las cosas con otra sensatez. El camino del odio no conduce a ningún lado. Cuando vos odiás no podés moverte ni mirar para adelante. Buscás en tu pasado la razón de tu presente. Esto no significa que todos pensemos igual”.

Luego explicó: “Yo creo en la diversidad pero con respeto. Pido terminar con este tiempo de odio y hasta que no lo logre no voy a dejar de hacerlo”.

FERNANDEZ ACEPTÓ EL PEDIDO DE JxC

Cuando parecía que la tensión entre el Gobierno y el grueso de la oposición estaba cerca de alcanzar su pico desde el 10 de diciembre, el presidente Alberto Fernández​ abrió un canal de negociación con los referentes parlamentarios de Juntos por el Cambio y aceptó el pedido para trazar una reunión a solas, antes del encuentro que mantendrá con el resto de la oposición.

Alberto F. lo definió cerca de las 13 con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, a quien había instruido a convocar a los bloques opositores a una reunión por videoconferencia para evaluar la situación sanitaria y la reconstrucción postpandemia, y tres proyectos que se tratarán en el Congreso en los próximos días: la moratoria, la deuda soberana bajo legislación local y la ampliación del actual Presupuesto.

De esta manera, el mandatario desdobló el diálogo con la oposición: primero atiende por videoconferencia a JxC; en una cita que comenzó pasadas las 17.30; y desde las 18 hablará con el resto de los referentes de los bloques parlamentarios.

Cerca del Presidente explicaron que se decidió aceptar el pedido de Juntos por el Cambio, para descomprimir tensiones, luego del intenso fuego cruzado entre el oficialismo y la oposición, que se acentuó por el impacto político que generó el crimen del ex secretario de Cristina Kirchner, Fabián Gutiérrez.

ADNbaires