Ómicron se especializó en infectar gente

Según los científicos, la variante parece estar desarrollando nuevas formas de perforar las defensas inmunitarias.

69
Compartir

¿Cada cuánto podemos volver a contagiarnos con Covid?

NUEVA YORK.— Un virus que no da señales de desaparecer, variantes expertas en esquivar las defensas del cuerpo, y oleadas de contagios dos y hasta tres veces al año: los científicos ahora temen que ese sea el futuro del Covid-19.

El problema central es que el coronavirus se ha vuelto un experto en reinfectar a la gente. De hecho, ya hay gente que en su momento se infectó con la primera variante ómicron que ahora se contagió una nueva versión de esa variante, como las BA. 2 o BA2.12.1 en Estados Unidos o las BA. 4 y BA. 5 en Sudáfrica.

Esas mismas personas que están cursando una segunda infección de ómicron podrían contagiarse tercera o cuarta vez, incluso este mismo año, señalan los investigadores entrevistados. Y un pequeño porcentaje de ellos puede tener síntomas persistentes durante meses o años, algo conocido como “Covid prolongado”.

“Lo más probable es que a largo plazo la enfermedad siga ese patrón”, señala Juliet Pulliam, epidemióloga de la Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica.

“El virus va a seguir evolucionando —agrega—. Y probablemente habrá un montón de gente que a lo largo de sus vidas se vuelva a contagiar muchas, muchas veces.”

Es difícil cuantificar la frecuencia de los recontagios, en parte porque ahora hay muchos casos que ya la gente no informa. La doctora Pulliam y sus colegas han recopilado suficientes datos en Sudáfrica como para afirmar que con ómicron la tasa de reinfección es más alta que con las variantes anteriores.

Pero supuestamente no iba a ser así. Al principio de la pandemia, los expertos pensaban que la inmunidad de la vacunación o de una infección previa evitaría la mayoría de las reinfecciones.

La variante ómicron hizo añicos esa esperanza. A diferencia de las variantes anteriores, la ómicron y su prolífica descendencia parecen haber evolucionado para esquivar parcialmente la inmunidad. Eso deja a todos, incluso a aquellos que han sido vacunados varias veces, vulnerables a múltiples infecciones.

“Si lo seguimos manejando como ahora, la mayoría de las personas se infectarán al menos dos veces al año”, dice Kristian Andersen, virólogo del Instituto de Investigación Scripps, San Diego. “Me sorprendería mucho que la evolución de la pandemia no sea esa.”

Las nuevas variantes no modifican en nada la utilidad fundamental de las vacunas contra el Covid. Si se contagian, la mayoría de las personas que han recibido tres o incluso solo dos dosis no desarrollarán un cuadro que requiera atención médica. Y cada dosis de refuerzo, al igual que una infección anterior con el virus, parecen disminuir la posibilidad de reinfección, aunque no mucho.

Al comienzo de la pandemia, muchos expertos basaron sus expectativas sobre el coronavirus en la gripe común, el enemigo viral más conocido por la ciencia. Predijeron que al igual que con la gripe, podría haber un gran brote cada año, muy probablemente en el otoño, y que la forma de minimizar su propagación sería vacunar a las personas antes de la llegada de la ola estacional.

Pero el comportamiento del coronavirus terminó siendo más parecido al de cuatro de sus primos más cercanos, esos que circulan y causan resfríos comunes durante todo el año. “Cuando estudiamos los coronavirus del resfrío común, vimos personas con múltiples infecciones en el lapso de un mismo año”, dice Jeffrey Shaman, epidemiólogo de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Pronósticos
Si el recontagio resulta ser la norma, el coronavirus “no va a ser algo que simplemente pasa una vez al año, durante el invierno”, dice Shaman, “y tampoco será una pequeña molestia en cuanto a la cantidad de casos y de fallecimientos que provoque.”

Las variantes anteriores, incluida la delta, también produjeron casos de reinfección, pero bastante poco frecuentes. Pero en septiembre el ritmo de las reinfecciones en Sudáfrica pareció acelerarse, y en noviembre, cuando se identificó la variante ómicron, fue notablemente alto, dice Pulliam.

Tanto en Sudáfrica como en Estados Unidos, las reinfecciones, pueden llamar aún más la atención debido a que muchos ya se han vacunado o se infectaron al menos una vez.

“La percepción magnifica lo que pasa realmente desde el punto de vista biológico —dice Pulliam—. Y en ese sentido, lo único que pasa es que hay más gente que puede volver a contagiarse.”

La variante ómicron era tan diferente de delta, y la delta tan diferente de las versiones anteriores del virus, que era esperable que los casos de reinfección fuesen pocos. Pero ahora la variante ómicron parece estar desarrollando nuevas formas de perforar las defensas inmunitarias, y sin grandes modificaciones en su código genético.

“Esto sí que realmente me sorprendió un poco”, dice Alex Sigal, virólogo del Instituto de Investigación de Salud de África. “Pensaba que para escapar de esta variante tenía que aparecer una especie completamente nueva, pero parece que no hizo falta…”.

El tema es que en comparación con las variantes anteriores, la infección con ómicron produce una respuesta inmunitaria más débil, que además parece disminuir rápidamente. Aunque las versiones más nuevas de la variante están estrechamente relacionadas, desde una perspectiva inmunológica varían lo suficiente como para no dejar mucha protección contra las otras, y menos todavía después de tres o cuatro meses.

La buena noticia, de todos modos, es que la mayoría de las personas que se reinfecten con nuevas versiones de ómicron no se enfermarán gravemente. Al menos por ahora, el virus no ha encontrado la forma de eludir por completo el sistema inmunológico.

“Por ahora, es lo mejor que tenemos —dice el doctor Sigal—. El gran peligro sería el surgimiento de una variante totalmente diferente”.

Cada nuevo recontagio conlleva el riesgo de desarrollar Covid prolongado, una constelación de síntomas que pueden durar meses, o años. Todavía es imposible saber qué porcentaje de los casos de contagio con ómicron desarrollan covid prolongado, especialmente en personas previamente vacunadas.

Otros expertos dicen que para mantenerse al día con la evolución del virus, las vacunas contra el covid deben actualizarse más rápidamente, incluso más seguido que las vacunas anuales contra la gripe. Señalan que aunque la nueva vacuna no coincida exactamente con la flamante variante del coronavirus, igualmente ampliará la inmunidad y ofrecerá cierta protección contra la enfermedad.

“Cada vez que pensamos que ya todo pasó y que creemos que le ganamos de mano, el virus nos engaña”, dice el virólogo Andersen. “Ahora sabemos que la forma de controlarlo no es infectarse un par de veces al año y cruzar los dedos con la esperanza de que todo salga bien.”

(Por Apoorva Mandavilli // (Traducción de Jaime Arrambide para La Nación)

ADNbaires