Provincia: analizan retroceder de fase por la suma de casos.

En dos semana se cuadruplicaron los contagios en las villas // En las porteñas, ya se superó los 4.000 positivos.

277
Compartir

Nicolás Kreplak, viceministro de Salud provincial, se refirió a la tasa de duplicación de los contagios en Buenos Aires y aseguró: “Creo que hay que frenar, hay que ir a lo esencial, a que se mueva la población esencial nada más, y el resto se quede en sus casas”

El viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, advirtió hoy sobre la necesidad de endurecer la cuarentena y retroceder de fase en el territorio bonaerense a raíz del incremento de los contagios de coronavirus. “Si no tomamos una definición que reduzca la cantidad de casos drásticamente, en semanas el sistema de salud se va a colapsar”, aseguró el funcionario.

“Cuando hablamos de achatar la curva nos referimos a esto, cuando se empiezan a duplicar los casos hay que achatar la curva, entonces ahora es cuando hay que producir las medidas de contención que reduzcan la cantidad de casos”, consideró Kreplak, y agregó: “Creo que hay que frenar, hay que ir a lo esencial, a que se mueva la población esencial nada más, y el resto que se quede en sus casas, sobre todo en el territorio de la provincia de Buenos Aires, donde hay más cantidad de casos”.

En línea con estas declaraciones, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, aseguró ayer que “si no se detiene la tasa de crecimiento de los contagios, ningún sistema de salud por más preparado que esté, va a poder soportar el pico”, y pronosticó: “Si se levanta la cuarentena, en quince o veinte días, empezamos a ver las imágenes de Nueva York, Manaos o Italia y España, con cadáveres apilándose en cámaras frigoríficas, en las calles o en los geriátricos”.

Por otro lado, Kreplak se refirió a la situación en Villa Azul y expresó que se encuentra “controlada” y criticó las manifestaciones contra la cuarentena. “Hay dirigentes y sectores de la derecha conservadora que se montan sobre ese supuesto clamor popular porque no tienen otra cosa más interesante que el odio”, consideró.

Y, en diálogo con radio El Destape, añadió: “Este es el momento más duro y hay que bancar la cuarentena para que sea ahora y no cuando no tengamos donde poner a la gente en los hospitales”.
Nicolás Kreplak, viceministro de Salud bonaerenseNicolás Kreplak, viceministro de Salud bonaerense.

Sobre la capacidad del sistema de salud en la provincia de Buenos Aires, el propio Gollán afirmó que “por ahora está bien”, con “una reserva importante de camas sin utilizar”. “La tasa de ocupación de las camas generales es muy baja, mientras que las de terapia intensiva son cercanas al 40%”, detalló en las últimas horas en declaraciones públicas.
Por otro lado, más allá de esta descripción, el gobierno nacional resolvió habilitar ayer nuevas actividades productivas en ocho municipios bonaerenses, las cuales quedarán eximidas de la prohibición que regía desde la puesta en marcha de la cuarentena obligatoria.

A través de la decisión administrativa 942/20 publicada en el Boletín Oficial, se reincorporaron a la vida económica actividades en los municipios de San Miguel, San Isidro, San Fernando, La Plata, Ituzaingó, Hurlingham, General Rodríguez y Berazategui.
En San Miguel, se habilitó la actividad metalúrgica y gráfica, en tanto que en San Isidro retorna la fabricación de indumentaria y calzado, bicicletas y motos, cerámicos, madera y muebles, plásticos y subproductos, productos electrónicos y electrodomésticos, metalurgia, industria gráfica y automotriz y autopartes.

En San Fernando se habilitó la industria naval liviana y la actividad de mantenimiento esencial de embarcaciones en clubes y guarderías náuticas.

En La Plata volvió a la actividad la fabricación de indumentaria, y en Ituzaingó la industria de calzado. En Hurlingham, se autorizó la fabricación de cerámicos, plásticos y subproductos, celulosa y papel, química y petroquímica, bicicletas y motos, neumáticos, manufactura de cuero, cemento, juguetes, madera y muebles, electrónica y electrodomésticos, calzado, indumentaria, automotriz y autopartes.

En General Rodríguez, en tanto, volvió la fabricación y armado de bicicletas y motos, metalurgia, maquinarias y equipos, la industria automotriz y autopartes, plásticos y subproductos, y productos textiles. En Berazategui se autorizó la actividad automotriz, gráfica y fabricación de madera y muebles.

Con foco en la situación sanitaria de la provincia de Buenos Aires, el presidente Alberto Fernández tiene previsto inaugurar hoy, junto a Kicillof, un centro de diagnóstico de coronavirus en el partido bonaerense de Pilar, que se convertirá en el primer lugar del país en el que se podrán realizar testeos sin bajarse del auto.

Así lo indicaron a NA fuentes oficiales, que precisaron que el jefe de Estado arribará al partido bonaerense cerca de las 11, para poner en marcha el centro asistencial que se montó en el Hospital Austral, y que estará destinado a pacientes sin cobertura médica. (El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof; el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el ministro de Salud, Daniel Gollán (Aglaplata // Fuente Infobae)

SE CUADRUPLICARON LOS CASOS EN LAS VILLAS

Solo en Villa Azul se detectaron 246 contagios y ya hay 10 barrios populares comprometidosSolo en Villa Azul se detectaron 246 contagios y ya hay 10 barrios populares comprometidos Crédito: Twitter

LA PLATA.- El gobierno de Axel Kicillof evalúa retroceder de fase en la cuarentena del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), mientras el coronavirus se esparce en los barrios populares con una velocidad inquietante: los casos en villas y asentamientos se multiplicaron por cuatro en los últimos 13 días.

El último registro difundido hoy da cuenta de 865 personas infectadas en una decena de villas y asentamientos. La cifra ya representa el 16,19 por ciento de los 5342 casos en todo el territorio bonaerense.

La más golpeada sigue siendo la Villa Azul, en Quilmes , con 246 contagios. Pero hay barrios nuevos que atender: por caso, en el barrio José Luis Cabezas, situado entre Ensenada y Berisso, hay 12 contagios confirmados de Covid-19.

El virus circula también en las villas La Fe (Lanús), La Matera (Quilmes), Hidalgo (San Martín), La Cárcova (San Martín), La Rana y Lanzone.

La circulación del virus en villas era de 220 casos el 19 de mayo. Y representaba el 7 por ciento del total. Es decir que prácticamente se cuadruplicó en 13 días.

Ante ese escenario de mayor velocidad de contagios, el viceministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak, sugirió retroceder de fase en la cuarentena en el área metropolitana.

Sin embargo, el gobernador Kicillof advirtió luego: “La decisión no está tomada. Es una opinión desde un punto de vista médico, epidemiológico. Lo que refiere es una realidad. Si suben los casos, que vamos viendo que hay mayor circulación del virus, genera que haya que recaer en el servicio de salud. La regla simple es que cuánto mayor cantidad de contagios más tienen que ser las restricciones. Todavía no hemos hecho la evaluación final”.

“Hoy mismo hay una primera reunión con Nación y la ciudad para saber cómo estamos y tomar decisiones en conjunto”, agregó el jefe de Estado bonaerense, en alusión a la reunión prevista con el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, en la Casa Rosada.

Kreplak había sido categórico al pedir que se cierre toda la circulación de personas a excepción de las ocupadas en servicios esenciales. El funcionario advirtió que las bajas temperaturas del invierno, que aún no comenzó, “son un problema”. Y anticipó que “hasta septiembre no habrá buenas noticias de la epidemia respecto de los contagios”.

El gobernador sigue de cerca el número de contagios en barrios humildes porque entiende que allí estará la situación más delicada en las próximas semanas. “La pandemia está dejando a la luz del día la enorme desigualdad que hay en la Provincia”, dijo al justificar la decisión de aislar barrios enteros, como sucedió Azul.

“Tenemos que tomar conciencia de que hay sectores que viven en condiciones muy precarias”, reconoció. Sin embargo afirmó que por el momento la situación “está bastante cubierta, en el marco de la crisis”.

Kicillof remarcó que nunca antes la sociedad argentina transitó una crisis económica tan grave como la actual. “Todos sabemos que es un hecho mundial y no se puede atribuir a una decisión”, dijo. (Por: María José Lucesole para La Nación)

EN LAS VILLAS PORTEÑAS

El 21 de abril se dio a conocer oficialmente el primer caso de coronavirus​ en las villa 31 y 31 Bis de Retiro. En esos días los referentes barriales y las organizaciones sociales visibilizaban la complejidad que implica llevar a cabo el aislamiento que había decretado un mes atrás el Presidente. El apiñamiento en los asentamientos y villas de la Ciudad hace inviable la idea de “quedarse en casa”. Y la situación tomó contexto con ese primer caso: el de una mujer joven, de 43 años, que vivía en una pieza de 3 metros cuadrados junto a sus padres, ambos mayores de 80 años. La madre también fue diagnosticada y pocas semanas después murió; fue la primera víctima del virus en este barrio popular.

Desde ese momento, los números no pararon de crecer en villas y asentamientos. Y aunque todavía consideran que es pronto para confirmar una tendencia, en los últimos días la aparición diaria de casos se estabilizó.

Según datos oficiales, el total de positivos en la Ciudad es 9.786; mientras que en barrios vulnerables son 4.083 los contagiados. Representan casi un 42% del total. En tanto las muertes, constituyen un promedio más bajo en relación a los contagios. En la Ciudad hubo hasta ahora 228, y en las villas 31. Hasta este lunes, todas las muertes se concentraban en dos barrios pobres: Padre Ricciardelli (1.11.14) de Flores y las 31 y 31 Bis de Retiro. En la primera ya murieron 18 personas y en la segunda, 13 vecinos y vecinas. Este lunes se conoció la primera víctima fatal en la villa 21.24 de Barracas. (Por Silvia Gómez para Clarín)

ADNbaires