Restricciones: se reavivó la tensión entre Nación y Ciudad

7
Compartir

Santiago Cafiero aseguró que la situación epidemiológica en el distrito no es lo suficientemente favorable para relajar las restricciones; Santilli le respondió y defendió las medidas, que incluyen la apertura de restaurantes hasta las 23 y la extensión del horario de libre circulación.

La reciente flexibilización de las restricciones reavivó la tensión entre Nación y Ciudad. Esta mañana Santiago Cafiero sostuvo que Horacio Rodríguez Larreta “está insistiendo con actividades y acciones que no están permitidas” en las zonas de alarma epidemiológica y sanitaria. Luego, el vicejefe porteño, Diego Santilli, le respondió: “Parece más un discurso político que real”.

A horas de que el Ejecutivo prorrogara hasta el 25 de junio el DNU 287, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, cuestionó al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por la flexibilización de las restricciones en la Ciudad de Buenos Aires, y advirtió que el mandatario local podría ser sancionado si mantiene dicha postura. Así, volvió a abrirse el foco de tensión entre la Casa Rosada y Uspallata, como ya sucedió en otros momentos de la pandemia, especialmente sobre el tema educativo.

En declaraciones a Radio Mitre, Cafiero afirmó que es necesario “esperar y ver los números” relativos a la evolución de la pandemia en la Capital Federal para determinar si descendió a la categoría de “alto riesgo”, lo cual habilitaría un relajamiento de las restricciones. Por ese motivo, rechazó los anuncios realizados por Larreta este viernes y volvió a acusarlo de violar el DNU presidencial durante el período previo. “No cumplió la norma nacional y tomó la decisión de mantener las clases a pesar de tener saturado el sistema de salud”, criticó.

En declaraciones a la misma radio, Santilli rechazó la postura del jefe de Gabinete. “No estoy para nada de acuerdo con Cafiero. Con lo que estoy de acuerdo es que los chicos vayan al colegio y la gente pueda ir a a trabajar de acuerdo a los parámetros que nos dan los sanitaristas. El tiempo nuestro está ocupado 99% en preservar la vida de la gente, evitar los contagios y salvar cada puesto de trabajo”, apuntó el funcionario porteño.

Cafiero explicó que a través del DNU vigente “el Gobierno plantea parámetros objetivos” que determinan zonas de distinto riesgo epidemiológico. “Si un lugar tiene una situación complicada tiene alta alarma y se establecen las actividades que no se pueden realizar”, continuó, y enmarcó tanto a la Ciudad de Buenos Aires como al conurbano en dicha categoría.

“Si hay jurisdicciones que no se ajustan es porque a veces hay algunos dirigentes que confunden a los ciudadanos y les dicen que hay normas que no se tienen que aplicar en su territorio porque no coinciden con ellas. Pero un DNU es de aplicación obligatoria porque tiene fuerza de ley”, sentenció el funcionario en alusión a Larreta.

En esa línea, aseguró que con el tratamiento del la “Ley Pandemia”, que le otorga al Poder Ejecutivo facultades para imponer restricciones en pandemia en las zonas críticas y de alarma epidemiológica, “se va a continuar despejando que las normas no son para aplicarlas cuando quiero”. Al ser consultado en Radio La Red sobre posibles incumplimientos de la normativa, advirtió: “Se aplicarán sanciones por parte del Poder Judicial”.

La decisión de la Ciudad
Ante la reducción de los contagios de coronavirus en el distrito, Larreta anunció una flexibilización de las restricciones vigentes en la Ciudad de Buenos Aires. La decisión incluye la caída de las prohibiciones especiales que regían durante los fines de semana, la continuidad de las clases presenciales en el nivel inicial y primario y el sistema bimodal en el secundario, la apertura de comercios no esenciales y de locales gastronómicos hasta las 23, y la limitación a la circulación entre la medianoche y las 6 de la mañana.

Además de cuestionar el regreso de las clases presenciales en la Ciudad, Cafiero rechazó la ampliación del horario de circulación en el distrito. “El decreto plantea que en una situación de alarma epidemiológica, como en la que está el AMBA, el horario es hasta las 20″, sentenció. Por ese motivo, insistió en que Larreta “van a estar incumpliendo el DNU, ya que al día de la fecha no tienen el riesgo epidemiológico necesario para bajar de categoría”.

Por su parte, Santilli defendió la decisión: “Si uno mira los números de la Ciudad de Buenos Aires desde el día uno -de marzo del año pasado- se adaptaron medidas con los mismos parámetros. De acuerdo a los contagios, la tasa de ocupación de terapia intensiva. Después se agregaron los testeos y ahora la vacunación. Todo eso nos hizo tomar decisiones que para mí fueron acertadas”.

En relación a ello agregó: “Hasta pudimos ganar días de clases para los chicos. Las decisiones hay que tomarlas así. Siempre seguimos los mismos parámetros y fuimos consecuentes con lo que nos indicó la pandemia”. (Imagen: La Casa Rosada, a través de Santiago Cafiero, criticó las decisiones de la CiudadPresidencia)

ADNbaires