Ricardo Alfonsín lanzó el “Espacio de Pensamiento Alfonsinista”

80
Compartir

El dirigente de la UCR y excandidato a presidente de la Nación, Ricardo Alfonsín, lanzó el “Espacio de Pensamiento Alfonsinista” de la provincia de Buenos Aires.

Una cena en el restaurante Lalín fue marco elegido por el ex candidato a presidente para encontrarse con más de 400 dirigentes y referentes de los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires y algunos del interior del país.

Los organizadores del acto adelantaron que próximamente realizarán otra similar actividad con el fin de hacer un lanzamiento a nivel nacional, que no sólo incluirá dirigentes sino también militantes de todo el país.

En su discurso Alfonsín sostuvo que “nunca el radicalismo, ni siquiera con las propias gestiones radicales, había sido tan acrítico con un gobierno, como lo es con el PRO”. El dirigente radical pidió “llamar a las cosas por su nombre” recordó que “el país no lo gobierna Cambiemos –lo dijo el propio Macri- y menos el radicalismo; lo gobierna el PRO”.

Alfonsín fue crítico con la conducción de la UCR ya que “hizo todo lo contrario a lo que prometió que iba a hacer antes de conformar Cambiemos y acompañó decisiones equivocadas del PRO y no aprovechó los recursos partidarios para evitar errores o tratar de influir en el rumbo de la gestión”.

“Estos comportamientos los termina sufriendo la sociedad”, señaló Alfonsín y puso como ejemplo “la indiferencia con la que la UCR asistió a la creciente penetración  de las corporaciones económicas en la maquinaria estatal”.

Alfonsín aclaró que “no le reprocho nada al Pro, ya que ellos creen en la idea de que lo que es bueno para las corporaciones, es necesariamente bueno para el país. Pero los radicales, no pensamos así. Sin embargo callamos”.

“Si el partido no hubiera callado, seguramente muchos problemas – inflación, baja de actividad económica, aumento de los déficits fiscal y comercial, altos niveles de pobreza y desempleo podrían haberse evitado. Pero eso no ha ocurrido, incluso algunas cosas  han empeorado”, sostuvo Alfonsín.

También el ex diputado dirigió un párrafo a quienes consideran que su discurso era funcional al kirchnerismo y sostuvo: “Nos decían que nuestras críticas eran funcionales al regreso del populismo. En realidad los errores y el seguidismo son funcionales al regreso del populismo. Parece mentira que no lo adviertan”.

Finalmente Alfonsín sostuvo que el Espacio de Pensamiento Alfonsinista debía proponerse, “una militancia intensa e imparable, por aire mar y tierra”.

Alfonsín instó a los dirigentes presentes a “darse una organización que permita ser eficaces en la acción, con el fin de traducir nuestro ideario en programas, iniciativas y propuestas, y ser promotores del dialogo y los acuerdos entre las fuerzas políticas”.

También pidió apoyar a la Convención Nacional de la UCR, militar en la sociedad civil, ferarquizar los distritos como terrenos de operaciones para la difusión de una radicalismo diferente.

“En definitiva –dijo- organizarnos para funcionar como un verdadero comité nacional paralelo o alternativo, pero muchos más ajustado a la razón del ser del partido”.

LO HABIA ANTICIPADO

Alfonsín niega haberse tomado un año sabático. Pero a casi doce meses de haber rechazado las ofertas del macrismo para ir a una embajada o renovar su banca, Ricardo Alfonsín volvió a mostrarse en un acto radical con el activo de haberle dicho “no” a un gobierno que cayó en picada en la consideración pública. El ex diputado trazó un duro diagnóstico de la situación nacional y la de su partido, al que acusó de hacerle “seguidismo” a Mauricio Macri. Y sostuvo que el mayor aporte que debe hacerle la UCR al Gobierno es marcarle los errores, pero muchas veces hizo silencio”.

Como orador central de los almueros que organiza desde hace 29 años el Grupo Progreso, que reúne a la “vieja guardia” del radicalismo, Alfonsín sostuvo hace un mes que para salir de la crisis Mauricio Macri tiene que convocar a un diálogo amplio, primero a sus aliados y después al conjunto de la oposición. Y el que no quiera ir que se haga responsable”. También ironizó: “No basta con ser empresarios exitosos para solucionar los problemas del país. Algunos se dieron cuenta que gobernar no es tan fácil como creían”.

Fue el aperitivo del lanzamiento de una línea interna “ricardista”, el Espacio de Pensamiento Alfonsinista, que presentó ayer 9 de agosto -como anticipó Clarín- en el mismo bastión gastronómico donde ayer degustó el carré de cerdo con papas, el salón Lalín del barrio de Congreso. Alfonsín le confesó a Clarín que su propósito no es anotarse en la carrera electoral del 2019, para la que está resignado a que su partido respalde el intento de reelección de Macri. “Queremos pelear la mayoría en el partido para que después de las elecciones contribuya a recrear el espacio de centroizquierda que está vacante”, aseguró.

En ese intento ya acordó acciones comunes con antiguos rivales internos como Federico Storani, Juan Manuel Casella y Luis “Changui” Cáceres. Buscan así unificar a quienes fueron escuderos del último prócer partidario, Raúl Alfonsín. Al grupo se acopló el presidente de la Convención Nacional, Jorge Sappia, veterano angelocista cordobés quien hizo ruido al afirmar que “no hay argumentos para sostener a Cambiemos”, alegando que el radicalismo “no participa de las decisiones del Gobierno”.

Las declaraciones del titular del cuerpo que fija la estrategia electoral del partido -aunque no lo conduce- coincidieron con la cena que mantuvo la cúpula radical -encabezada por el gobernador mendocino, Alfredo Cornejo- con el Presidente, en Olivos,, la semana pasada. Fue un gesto de Macri para bajar las tensiones con sus socios, que se habían enterado por los diarios de las negociaciones secretas entre las espadas del PRO y del peronisno no K, en lo que se dio en llamar “el pacto de San Isidro”.

Como coletazo de esa charla, en la que el Presidente se mostró dispuesto a oír sugerencias -aunque sin compartir decisiones-, la primera línea del radicalismo salió a plantear la necesidad de evitar un ajuste con recesión y a recomendar que se frene la baja de las retenciones al campo, para nutrir de dólares fáciles al Tesoro, amortiguando la severidad del ajuste exigido por el FMI. Un dato: Alfonsín también pide el aporte del campo.

En cambio, se expresaron​ en favor de mantener la baja gradual de las retenciones los dirigentes radicales de zonas rurales José Corral (Santa Fe), Mario Negri (Córdoba) y Ramón Mestre (Córdoba), todos con aspiraciones de ir por el poder de sus respectivas provincias en 2019.

ADNbaires