Roberto Lavagna confirmó que será candidato a presidente.

El ex ministro dijo que va a la cumbre del PJ Federal // ¿Hay miedo a la implosión del espacio?

118
Compartir
Clarin presenta Democracia y Desarrollo tercera edicion. Lavagna. 06.05.2019 Foto Maxi Failla

El ex ministro de Economía hizo oficial que competirá por suceder a Mauricio Macri, aunque evitó confirmar si participará de las PASO.

La definición en el kirchnerismo parece haber acelerado los tiempos políticos de cara a las elecciones generales de octubre. Y en ese escenario, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna confirmó este lunes que será candidato.

“Soy candidato a presidente. De hecho, ya está”, sostuvo el economista. De todas formas, evitó confirmar si competirá en las PASO en Alternativa Federal, y dijo que los detalles de su postulación se conocerán tras la cumbre de ese espacio, que se realizará el próximo miércoles.

De esta forma, y si bien aún debe traspasar el filtro de las primarias, Lavagna competirá por segunda vez por la presidencia. En 2007, encabezó la fórmula del frente UNA (Una Nación Avanzada), que llevó como candidato a vicepresidente al radical Gerardo Morales, y que terminó en tercer lugar con el 16,91% de los votos, detrás de Elisa Carrió y muy lejos del 45,28% que consagró a Cristina Kirchner.

“Mantenernos al margen de los dos lados de la grieta, para que no nos lleven para un lado ni para el otro. Ellos, el Gobierno y Cristina, son la grieta. Nosotros somos la antigrieta, como lo definió Schiaretti el otro día”, sostuvo Lavagna en una entrevista con Infobae.

VA A LA CUMBRE DEL PJ FEDERAL

Roberto Lavagna irá a la cita convencido de que el anuncio de la fórmula Fernández-Fernández “trae claridad porque no te cambian los espacios, cada espacio está bien claro”, según señaló ante Clarín uno de los hombres de estrecha confianza del ex ministro económico.

“Vamos a ver qué pasa con los gobernadores pues la mayoría está aún disputando lo local con elecciones provinciales por delante, con eso no hay que apurarse”, grafica el hombre de diario contacto con Lavagna. Y suma: “Va a aclarar dónde está jugando cada uno”, en obvia referencia a Massa. En el lavagnismo aseguran que su referente asistirá a la cumbre del peronismo alternativo sin definir si irá o no a unas PASO pues “hasta el 12 de junio hay espacio para definir qué pasará con los radicales o con socialistas”, en relación al día de inscripción de alianzas electorales.

Luego, el calendario marca el día 22 de junio como la fecha donde se conocerán los candidatos definitivos: por eso, Lavagna cree que tiene plazo hasta ese día para pasar su “proto candidatura” a candidatura firme.

De todos modos, los últimos movimientos políticos encendieron la alarma en los seguidores de Roberto Lavagna por un par de razones.

Una, el creciente temor de que Massa cierre con el kirchnerismo, algo que vislumbraron en las últimas declaraciones públicas del tigrense, quien ya no mantiene diálogo con el economista

Otra, el poco rebote que obtuvo la visita de Lavagna a la ciudad de Bolívar donde su paso pasó casi desapercibido excepto para un grupo de productores ganaderos que se reunieron con él. Además, no consiguió el aval de Marcelo Tinelli, referente del lugar, quien se encuentra concentrado y abocado a su programa de tevé.

La preocupación lavagnista creció al saber que, dos días antes, había pasado por Bolívar Axel Kicillof, quien sí alteró la calma bolivarense, juntando cientos de personas en actividades realizadas entre jueves y viernes.

Nada influyó, al parecer, el hobby del “proto candidato” con la crianza de vacas, que desarrolla en Cañuelas, a 268 km. de Bolívar. (Por Pablo de León para Clarín)

¿MIEDO A LA IMPLOSIÓN?

Tras la imprevista movida de Cristina Kirchner, el cordobés Juan Schiaretti debió volver a insistir este lunes que Alternativa Federal tendrá su propio candidato a presidente y que no se aliará ni con el kirchnerismo ni con Cambiemos. Más que el mensaje lo que parece importar es a quién está dirigido: a los gobernadores que uno a uno, durante el fin de semana, empezaron a abandonar ese espacio en construcción para arrimarse al armado que ahora propone la ex presidenta, con Alberto Fernández a la cabeza.

Con el mismo apuro que Schiaretti, este lunes Roberto Lavagnadebió salir a confirmar lo que se sabía pero él evitaba decir con todas las letras: que será nomás candidato a presidente. Aun, eso sí, el economista juega al misterio sobre si peleará la presidencia por Alternativa Federal y si aceptará que la candidatura de ese espacio se defina en la PASO.

Schiaretti convocó a una cumbre a los cuatro candidatos presidenciales que por ahora tiene AF: Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Lavagna y Miguel Pichetto. Quieren que sea secreta: sería entre este martes o este miércoles -no quieren confirmar el día ni la hora-, posiblemente en la Ciudad.

​“Es reservado”, contesta, enigmático, uno de los invitados. Tampoco está claro si concurrirán todos. Aclaran, eso sí, y para que después no se haga una tabla con el debe y el haber, que no hay gobernadores convocados, salvo el propio anfitrión.

El encuentro servirá, desde el vamos, para ver quiénes siguen dentro del armado del peronismo alternativo.

​También para definir las reglas de juego dentro del espacio tras el anuncio de la fórmula Fernández-Fernández de Kirchner. “Hay que barajar y dar de nuevo”, admite un operador del espacio. Y agrega: “El gran tema es qué va a hacer Massa”.

El tigrense asoma como la figurita más cotizada. En Alternativa Federal hay quienes suponen se irá con Alberto F. y Cristina.

“Yo voy a poner huevo para sostener a Alternativa Federal hasta el final”, se le escuchó decir en privado este fin de semana a Massa.

Fue como réplica a las versiones de que podría abandonar AF para pelear en una gran PASO contra Alberto y Cristina o, incluso, ir de candidato a gobernador de la Provincia por ese armado.

Massa insiste en que no tomará ninguna definición solo y que el 30 de mayo tiene un congreso del Frente Renovado. Pero atención: en el massismo creen que si los gobernadores, es decir la esencia de AF, no siguen más ahí el espacio dejaría de existir.

La discusión en Alternativa Federal también es sobre a qué jugarán. “¿Vamos a armar algo para quedar bien con la Rosada y ser funcionales a Macri o pelearle a Cristina para ganar nosotros? Ya la bajamos a Cristina por la mitad, ahora falta que se baje entera”, se entusiasman en AF.

Un gobernador que estuvo en Alternativa Federal hace futurología: vislumbra, como otros mandatarios, que Massa terminará también yéndose del espacio. “Si se va, se llevará con él un pedazo grande y el espacio implosiona”, interpreta.

AF también podría quedar en jaque ante la carencia de gobernadores. La fortaleza del espacio era justamente su poder territorial. Ahí apuntó este lunes Schiaretti, a que los mandatarios no salten de vereda.

Pero entre gobernadores que participaron de algunas de las reuniones de AF la decisión de Cristina genera entusiasmo.

“Alberto es un tipo con el que todos nos llevamos bien”, asegura otro gobernador. “No va a ser un títere; el que acuerde con él sabrá que está acordando con el Presidente”, agrega.

En otra provincia apuntan que Alternativa Federal “está en modo avión”, es decir sin definir a un mes del plazo para la presentación de listas cómo se dirimirán las candidaturas ni quién financiará la campaña. Y contrastan con el PJ, que está en “modo ganador”.

Es lo que parece terminará de inclinar la balanza y contra lo que corre Schiaretti.

Es una carrera contrarreloj. En menos de un mes debe estar todo definido. Encima un mes en el que habrá definiciones provinciales que pueden favorecer más a un sector que al otro.

El 16 de junio, por ejemplo, se vota en Santa Fe. El socialista Miguel Lifschitz es uno de los bastoneros de la candidatura presidencial de Lavagna. Una especulación. ¿Pero qué pasará si el que gana la elección santafesina es el peronista Omar Perotti?

En su provincia, Perotti cerró con los K, lo que en principio indicaría que también se alinearía con Alberto F. y Cristina.

De ocurrir, Alternativa Federal quedaría todavía más debilitada. Con apenas dos gobernadores seguros, el poderoso Schiaretti y el presidencial Urtubey.

Habrá que ver qué hacen el chubutense Mariano Arcioni, quien juega con Massa y el misionero Hugo Passalacqua, que no es peronista. El tigrense viene hablando con Carlos Rovira, ex gobernador de Misiones y hombre fuerte en la fuerza que gobierna la provincia.

La otra clave es que todos los gobernadores van a querer colgar sus listas de candidatos al Congreso de la Nación de la fórmula presidencial más competitiva. ¿Quién les ofrece eso?

Incógnita final. Si la elección resulta lo polarizada que anuncian todas las encuestas, ¿a quién le restará votos Alternativa Federal? ¿A Cambiemos o al PJ? (Por Carlos Galván para Clarín)

ADNbaires