Uberti reconoció los retornos y quedará libre.

Le apuntó a Julio De Vido.

48
Compartir

El juez Bonadio homologó su acuerdo con el fiscal. Es el primer arrepentido K, que estuvo tres días prófugo y se entregó este lunes.

Es el primer arrepentido K. Y ya dejó información valiosa para la causa en su rol de “imputado colaborador”. Claudio Uberti, ex titular del OCCOVI y con un rol clave en las sospechosas relaciones con Venezuela, reconoció ante el fiscal Carlos Stornelli el “sistema” de cartelización de la obra pública y cómo se pagaban las coimas al Gobierno una vez adjudicados los contratos. Así lo confirmaron a Clarín fuentes judiciales. Horas después de ampliar su indagatoria, el juez Claudio Bonadio homologó el acuerdo que le permitirá recuperar su libertad.

Se espera que el ex funcionario aporte más revelaciones este martes. Antes de las 9 de la mañana, ya estaba en Comodoro Py. Lo trasladaron desde el calabozo en la zona de Palermo, donde quedó detenido y estuvo más de tres horas en el cuarto piso del edificio, donde finalmente el juez homologó su acuerdo con Stornelli.

Era un “sistema que estableció (Julio) De Vido”, había confesado días atrás Carlos Wagner, ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción y quien garantizaba el pago de sobornos de las empresas que formaban el llamado “Club de la Obra Pública”. La declaración del también ex titular de la firma Esuco fue de las más importantes en la causa hasta ahora, porque cuestionó el eufemismo de los supuestos “aportes ilegales” para la campaña y contó un esquema de coimas que implicarían más de 13.000 millones de dólares en los 12 años de Gobierno K.

Uberti puede confirmar ahora el funcionamiento de esa máquina infernal de corrupción, de la que él participaba del otro lado del mostrador.

¿Cómo funcionaba el sistema?

Las empresas se ponían de acuerdo cómo ofertar ante una licitación y allí decidían quién ganaba. Después, la firma adjudicataria acordaba con los ex funcionarios de Planificación Federal “cómo se pagaba” del 10% al 20% de adelantos financieros, que volvían casi completos a los funcionarios en modo coima. Este “sistema funcionaba sin importar quién ganara”, indicó Wagner.

Este mecanismo vinculado sobre todo a obras de ingeniería civil fue confirmado por Uberti, según indicaron fuentes judiciales a Clarín. Asimismo el ex pasajero del avión que hace diez años trajo desde Caracas al empresario venezolano Guido Antonini Wilson,mencionó a De Vido entonces ministro de Planificación Federal y de quien dependía la obra pública.

Después de más de tres horas de ampliar su declaración indagatoria, el juez Bonadio decidió homologar este martes el acuerdo de colaboración, y así el ex funcionario se convirtió en el primer arrepentido K en la causa de los cuadernos de las coimas.

De qué lo acusan
En la causa de los cuadernos de las coimas, Uberti está imputado como partícipe necesario de la asociación ilícita que había movido alrededor de 200 millones de dólares. Figura en los cuadernos de Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta: lo menciona manteniendo diversas reuniones con ex funcionarios de Planificación Federal.

Pero además, el director de Techint Luis Betnaza, quien admitió ante la Justicia pagos al Gobierno anterior, “no en concepto de coimas”, sino “frente al estado de necesidad para preservar la integridad de sus empleados y sus familias en 2008 en Venezuela”. Agregó que los pagos “fueron para que se resolviera la situación” y mencionó e Uberti en este entramado.

El caso Venezuela
Esta causa de los sobornos millonarios ya cuenta con una decena de “imputados colaboradores”, la mayoría de ellos empresarios de la construcción y del sector energético, que admitieron haber realizado pagos ilegales al gobierno kirchnerista. Además de Uberti, el ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina fue otro ex funcionario que reconoció que recibió dinero no declarado de empresarios para la campaña electoral.

Uberti integra un pelotón de nuevos implicados en el caso de corrupción más explosivo de la historia argentina, junto con José María Olasagasti -ex secretario privado de Julio De Vido-, el ex titular de la UIA, Carlos Lascurain, y el empresario Raúl Vertúa. Todos quedaron comprometidos después de la declaración indagatoria del ex presidente de la cámara de la construcción, Carlos Wagner, quien reveló un “sistema” de cartelización de la obra pública y pago de “retornos, coimas”, donde mencionó a todas estas personas.

En esta causa conocida como los “cuadernos de la corrupción” se investiga un circuito de sobornos que podría ascender a 200 millones de dólares, Uberti y los demás están acusados de ser partícipe necesario de la asociación ilícita en la que hay más de 38 personas imputadas.

Prófugo desde el viernes por la noche, cuando el juez Bonadio ordenó el allanamiento a su propiedad y su detención, Uberti decidió entregarse este lunes por la tarde en los Tribunales de Comodoro Py y fue al quinto piso, donde se encuentra al fiscalía de Stornelli.

El ex funcionario kirchnerista conoce estas situaciones: fueinvestigado por el escándalo de la valija de Antonini Wilson, el venezolano que intentó ingresar US$ 800.000 en 2007 en un vuelo que venía de Venezuela y en el que también viajaba Uberti. Se despedía Néstor Kirchner, Cristina se preparaba para las elecciones presidenciales y un caso de corrupción los golpeaba de lleno. El ex funcionario, que había invitado a Antonini a subirse a un avión oficial, sería el fusible elegido para intentar descomprimir el escándalo. Lo echaron a los pocos días.

El caso siguió en la Justicia. Pero aunque el venezolano reconocería que era plata para la campaña, en 2012 fue sobreseído.

En paralelo, y más allá de su función formal en el OCCOVI, organismo de concesiones viales, Uberti fue considerado como jefe de la “embajada paralela” que funcionó en Venezuela al margen de la misión oficial que dirigía en lo formal el diplomático Eduardo Sadous. (Por Lucía Salinas para Clarín)

QUÉ HACÍA UBERTI

–Claudio Uberti confirmó haber sido un valijero y que recaudaba dinero de empresas, y que la recaudación era por orden de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner .
–El entramado era más profundo que lo admitido por los empresarios.
–Por momentos esto recuerda a la previa de la causa armas, con la detención deCarlos Menem . Hay múltiples datos que van en la misma dirección y aún no se dio el siguiente paso.
–Uberti conoce en Santa Cruz a Néstor Kirchner y se convierte en uno de sus lugartenientes a la hora de recaudar dinero para las campañas electorales.
–En Buenos Aires, se convierte en el titular de Occovi. En las empresas lo apodaban ‘el señor de los peajes’.
–Admitió en la Justicia haber recaudado en los corredores viales. –Hasta ahora la investigación se centraba en las empresas constructoras. Ahora se suma otro rubro más.
–El cargo real era de embajador paralelo ante Venezuela. El diplomático Eduardo Sadous había puesto en un cable confidencial el apellido Uberti y la palabra corrupción. El kichnerismo lo castigó sin dejarlo salir al exterior y terminó con una causa por presunto falso testimonio.
–Uberti fue a la Quinta de Olivos la noche en que se descubrió la valija de Antonini.
–Fue uno de los hombres que retiraba dinero de la Cámara Argentina de la Construcción.
–Uberti citaba en el café Volta, el empresario dejaba el bolso, tomaban un café y Uberti se llevaba ese bolso.
–El ahora arrepentido tenía interacción con Jaime Stiuso . Uberti sin ser conocido sostenía una estructura.
–Uberti mencionó hoy a Techint. Enojado, contó que cobró coimas de la empresa y que ese dinero que no tenía nada que ver con las dificultades de la firma en Venezuela.
–Uberti considera que funcionó como un fusible para proteger a los de arriba. ‘El día que murió Néstor me declararon un paria’, afirmó.
–Hay un montón de jugadores que Cristina dejó a un costado. —–Muchos de los cheques que se quiere cobrar Uberti no son con Cristina, sino con Julio de Vido .(Por Hugo Alconada Mon para La Nación)

ADNbaires