Unicef estima que 700.000 chicos caerán en la pobreza en Argentina.

150
Compartir

El impacto económico que dejará la pandemia del coronavirus en la Argentina, como en otros lugares del mundo, será dramático para todas las personas, pero será aún mayor para los más chicos. Unicef estimó que a fines de este año habrán caído más de 700.000 niños por debajo de la línea de pobreza como consecuencia de la caída de la actividad en el país.

Actualmente, la pobreza monetaria entre chicos llega 53%, según el último dato difundido por el Indec para el segundo semestre del año pasado. Con base en proyecciones de elasticidad PBI-pobreza, el equipo técnico de Unicef Argentina cree que a fin de año ese porcentaje llegará a 58,6%, lo que implica que habrá 7,7 millones de chicos pobres en el territorio nacional.

En ese mismo sentido se moverá la pobreza extrema (la indigencia) para los niños, que pasará de la actual 14,1% a 16,3% en diciembre, según las estimaciones del informe que se presentó esta mañana a varios medios de comunicación titulado “La pobreza y la desigualdad de niñas, niños y adolescentes la Argentina. Efectos del Covid-19”. Esto implica que a fines de este año, según el documento, habrá en situación extrema unos 2,15 millones de chicos.

Según las proyecciones de Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social y Monitoreo de Unicef Argentina, y Jorge Paz, experto del Ielde, los impactos de la pandemia en la pobreza variarán con base en las regiones, las composiciones de los hogares, la escolaridad y la ubicación de la vivienda, entre otras condiciones socioeconómicas. Por caso, si el hogar estudiado está en una villa, la pobreza pasará del 74,4% a 91,7% en sólo un año.

“Vemos un mundo relativamente oscuro, con profundas recesiones a nivel global, por el impacto de la pandemia en la actividad económica. La mayoría de los países tienen tasas de crecimiento anuales negativas”, dijo Waisgrais y mencionó las proyecciones que ya hicieron el Fondo Monetario Internacional (FMI) -de caída de 5,7%- y la Cepal -retroceso de 6,5- en 2020 para la Argentina. “Vamos a estar fuertemente impactados”, señaló el economista.

“Si bien la crisis que estamos teniendo en 2020 es importante, profunda, relevante y similar a otras vividas por el país, estamos aún estamos lejos de acercarnos a 2002”, afirmó el experto, que estuvo acompañado por las autoridades de Unicef Argentina en el país, Luis Brumana y Olga Isaza, que semanas atrás visitaron al presidente Alberto Fernández.

“Se observan desigualdades según las características de los hogares donde residen las niñas y niños: referente mujer, monoparentales o extendidos, baja edad y educación o padres con relación laboral precaria o informal”, señalaron las conclusiones del informe. Por caso, la pobreza a fines de este año afectará más a las niñas (67,5%), niños en hogares monoparentales (63,1%), en los que haya menor escolaridad (92,9%), inmigrantes (70,8%), niños en hogares con padres desocupados (94,4%) y que vivan en las villas (91,7%).

La mayor incidencia de niños pobres estarán en el noroeste argentino (64,3%) y luego en el Gran Buenos Aires (61,3%), según las proyecciones que realizó Unicef para fin de año.

En tanto, según recomendó la institución dedicada a la infancia dentro de las Naciones Unidas (ONU), será necesario prestar especial atención a las niñas y niños residentes en barrios populares, ya que “ahí se combina la pobreza monetaria y estructural”.

Los cálculos de Unicef afirman que con los aumentos de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la creación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el presupuesto social asociado a la llegada de la pandemia pasó de $514.000 millones a $650.000 millones. El Estado destina actualmente dos puntos del PBI a mitigar los efectos de la pobreza monetaria, aunque si se consideran medidas laborales y productivas, según indicaron, se alcanzan tres puntos del PBI. “Es relevante, pero no es suficiente”, señaló Waisgrais al calificar los montos asignados.

Las autoridades de Unicef recomendaron al Gobierno mantener durante este año el bono extraordinario de la AUH por $3103. El costo fiscal de esa decisión -por seis meses- sería de 0,25% del PBI. Adelantaron que el Poder Ejecutivo planea mantenerla sólo por un mes. Además, pidieron poner el foco en las diferentes realidades que existen en los hogares argentinos y, por otro lado, no imponer condicionalidades, ya que restringen el ingreso.

“Muchas veces, la gente tiene problemas de comunicación, sufre trámites engorrosos, o vive en la ruralidad, lo que restringe el acceso al programa, más allá de que los chicos vayan al colegio o al control de salud”, explicó Isaza, representante adjunta de Unicef Argentina. Lograr certificar las actuales condicionalidades del programa, alertaron, será muy difícil en esta situación de cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus. En ese sentido, se pide mantener el control de las condiciones, pero no penalizar a las familias. (Por: Francisco Jueguen para La Nación)

ADNbaires