Vacunación: se tensa otra vez la relación entre el Gobierno y la Ciudad

Por el caos en el vacunatorio del Luna Park.

20
Compartir

Carla Vizzotti llamó a Fernán Quirós y se puso a disposición; la titular del PAMI, de La Cámpora, cuestionó a Rodríguez Larreta; desde Uspallata reconocieron los errores y pidieron evitar la “utilización política”.

La desorganización quedó expuesta en las primeras horas del día. Al sol, amontonados, con una extensión de más de 100 metros, la larga fila con personas mayores de 80 años, actuó como un catalizador sobre la desgastada relación entre el gobierno porteño y la Casa Rosada.

El gobierno nacional salió desde temprano a exponer los errores de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. En primer término, con la titular del PAMI, Luana Volnovich, y después con la ministra de Salud, Carla Vizzotti. En Uspallata, sede de la administración porteña, masticaban bronca por la “sobreactuación” y la “utilización política” que hizo el kirchnerismo.

Pero lejos de escalar la tensión, no habrá un contraataque. Así se resolvió en la reunión que mantuvieron al mediodía Rodríguez Larreta, el vicejefe porteño, Diego Santilli; el jefe de Gabinete, Felipe Miguel; y el ministro de Salud, Fernán Quirós, principal apuntado por la oposición en la Ciudad. Ahí también se decidió suspender la visita del jefe de Gobierno porteño al Luna Park.

Largas colas para vacunar a personas mayores de 80 años en el Luna Park

Largas colas para vacunar a personas mayores de 80 años en el Luna ParkSilvana Colombo

Durante la mañana, Vizzotti, según informaron fuentes de la Casa de Gobierno, llamó a Quirós para ponerse a disposición y colaborar con la organización y logística del plan de vacunación a adultos mayores. “Fue una muy buena conversación”, aseguraron cerca del funcionario porteño. En Uspallata, en tanto, llamó la atención que la información oficial saliera de Presidencia, pero la razón es que la ministra de Salud, al menos en esta etapa, mientras termina de conformar su equipo, confió gran parte de la comunicación en el subsecretario de Comunicación y Prensa, Marcelo Martín.

Distinta es la situación con Volnovich. Es que la responsable de la obra social más importante de América Latina, integrante de La Cámpora, cuestionó con dureza al gobierno porteño. Incluso, difundió que le había ofrecido 10 vacunatorios a la Ciudad para evitar problemas como los de hoy. Lo que no explicaron Volnovich y sus equipos técnicos hasta el momento es si esos lugares cuentan con los equipos necesarios para mantener las vacunas.

Esos datos se hablarán en la reunión que mantendrán funcionarios porteños y del PAMI, un encuentro que estaba pactado hace días. Esta es la segunda polémica entre la Ciudad y el PAMI. La primera había sido por la ocupación de las camas de terapia intensiva.

“La Cámpora está en una actitud de política partidaria”, se defendieron desde el gobierno de la Ciudad. Con más tacto, Quirós buscó bajarle el tono al enfrentamiento. “Nunca rechazamos la oferta del PAMI, pero no hay que gastar energía”, agregó el médico.

La alarma se encendió temprano por la mañana. El teléfono de Quirós comenzó a sonar más que de costumbre. Las imágenes del descontrol en las puertas del Luna Park generaron un fuerte reto de Rodríguez Larreta a su equipo.

Rápidamente, la Ciudad buscó frenar el caos y reestablecer el orden. “Lo importante es pedir disculpas a las personas que se fueron a vacunar”, reconoció Quirós. Es por eso que el gobierno porteño abrió cinco nuevos centros de vacunación para evitar otras aglomeraciones. Así, serán ocho los puntos: La Boca, Club Italiano, Ferro, Centro Islámico y Oscoema, que se incorporan a La Rural, San Lorenzo y el Luna Park.

El otro problema lo dejó en claro el subsecretario de Atención Primaria del Ministerio de Salud porteño, Gabriel Battistella: “Quedan vacunas para una semana”. Los errores, según admitieron fuentes oficiales, fueron que se subestimó la cantidad de acompañantes y que las personas llegaron con mucho tiempo de anticipación.

La última semana, Quirós había sugerido que la Ciudad debería recibir más vacunas. El argumento es que el distrito porteño es el que tiene la población de adultos mayores más grandes del país. Pero la Casa Rosada, por ahora, rechaza cambiar los criterios de distribución, que están atados a la cantidad de habitantes. (Por Santiago Dapelo para La Nación)

ADNbaires