Vidal con empresarios y ¿Lejos de Macri?.

Las definiciones de la Gobernadora que la desmarcan del Presidente. ¿Conflicto futuro en Cambiemos?.

64
Compartir

Ante empresarios, la mandataria bonaerense se refirió a la grieta, la transición y el impacto económico en la derrota electoral.

Cuando le faltan pocos días para quedar en el llano, María Eugenia Vidal habla más distendida, sin el guión encorsetado que tuvo en la campaña electoral. Frente a una platea empresaria, la gobernadora bonaerense saliente dijo hoy que “los argentinos merecen un proceso de construcción distinta, que tiene que empezar con el reconocimiento del otro y con dejar la descalificación, que es la que hace la grieta”.

La gobernadora apuntó a la situación económica como la clave de su derrota electoral en la provincia, pidió “ponerse en el lugar del otro cuando uno gobierna” y se mostró conciliadora con el gobierno entrante de Axel Kicillof, con quien -dijo- está teniendo una transición “muy correcta”.

Sin decirlo directamente, Vidal se desmarcó de la polarización que fue eje de la campaña nacional. “Los valores pueden estar de uno y otro lado de la grieta. Ni todos son malos ni todos son buenos, hay matices. Asumir eso es un enorme desafío, porque si vos no sos siempre el bueno y el otro no es siempre el malo, tal vez el otro tenga razón, tal vez hay que escuchar más… tal vez el otro te gane la elección”, lanzó Vidal en el foro “Valores en el nuevo ciclo político”, que organizó la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), que nuclea a ejecutivos y empresarios que se identifican con los valores cristianos y que realizan jornadas anuales de reflexión.

Vidal explicó la derrota del Juntos por el Cambio por los adversos indicadores económicos. “Yo entiendo a quienes no nos eligieron porque les cuesta llegar a fin de mes. El proceso fue duro”, reconoció, al tiempo que destacó que muchos de los logros en la provincia “se hicieron en trabajo en equipo con la Nación”.

Y aseguró que comprende la situación de las personas que “separan de su sueldo el dinero para el transporte”. “Una cosa es hablar cuando no tenés esa preocupación y otra cosa es tenerla. Yo soy de clase media y vengo de una familia que sabe lo que es una situación de pobreza. Yo sé lo que es separar del sueldo el dinero para el colectivo, sé que cuando la factura de luz no se puede pagar, tenés que elegir entre eso o pagar el parroquial para tu hijo”, dijo Vidal.

Y agregó, en un crítica elíptica a la política económica de la gestión de Mauricio Macri: “Hay que ponerse en el lugar del otro cuando uno gobierna, aún cuando el proceso que está llevando sea el correcto”.

Acompañada por el secretario general de la provincia, Fabián Perechodnik y por el ministro de agroindustria, Leonardo Sarquís, Vidal explicó la derrota en la provincia por los indicadores económicos. “La provincia está muy impactada por la economía y sin dudas hubo muchas familias que sufrieron, a pesar de los esfuerzos de la Nación y de la provincia para aliviarlo. Eso no invalida el asfalto o el agua potable, que son obras reconocidas”.

“No somos indiferentes al esfuerzo y el sufrimiento de las familias y nos hubiera gustado ayudar más. También es parte de la tarea irse a dormir con ese peso. No me victimizo, pero ha sido duro. Y valoro aún más a ese 40% que nos dijo «Todavía estamos»”, dijo Vidal y recibió encendidos aplausos del empresariado.

Vidal -que se despidió hoy de las charlas frente a empresarios con la investidura de gobernadora- aseguró que el problema de la provincia es estructural porque el distrito “aporta el 37% del PBI y recibe el 22%”. Y añadió: “No hay ninguna provincia que aporte más que lo que recibe, esa es la raíz del problema de la provincia. Nosotros recuperamos el Fondo del Conurbano, pero cuando uno discute el sistema de salud y el sistema de educación de la provincia, está discutiendo esto”.

La transición con Kicillof
La gobernadora aseguró que la transición con los equipos de Axel Kicillof está siendo “muy correcta de ambas partes” aunque “la campaña no haya sido muy amable” y mencionó que su ministro de Educación, Gabriel Sánchez Zinny, “ya hizo ocho reuniones” con los colaboradores del gobernador entrante, aunque no sabe quién lo sucederá en su cartera.

“Queremos jugar hasta el minuto 90, con los mismos valores. Sobre la ceremonia de asunción les dijimos «Díganos qué quieren, queremos que se sientan cómodos». Queremos trabajar en el ministerio de economía para dejar la mejor situación posible. Trabajar con la mayor generosidad posible para que les vaya bien”, dijo Vidal sobre el traspaso que se hará el 11 de diciembre, un día después del cambio de mando presidencial.

Aunque tras ganar la elección Kicillof denunció que en la provincia recibirá “tierra arrasada” los equipos del gobernador electo por el kirchnerismo y la gestión saliente comenzaron a trabajar en conjunto un borrador del presupuesto que deberá votarse antes de fin de año en la Legislatura, en una negociación que será ineludible entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio.

“En política lo único no negociable son los valores, porque cuando nos ponemos a discutir en política, las verdades son relativas. Hemos confundido la verdad con los valores. Los valores son universales. Ahora como se traduce a una política pública, eso es debatible”, dijo Vidal en un tono conciliador con el peronismo. (Por Maia Jastreblansky para La Nación // Foto: Crédito: ACDE)

ADNbaires