Vidal vuelve a la carga por el Fondo del Conurbano.

Reclama 25.000 millones de pesos y los negocia con Mauricio Macri, a quien sumará a su campaña.

135
Compartir

Se reunieron en la Casa Rosada y evaluaron con Lacunza la actualización del Fondo del Conurbano. La gobernadora bonaerense acordó con Macri que harán campaña juntos en octubre.

Dos días después de las marchas de apoyo al Gobierno que se dieron en diferentes puntos del país y en medio de una jornada de tensión en la economía, Mauricio Macri se reunió ayer con María Eugenia Vidal y ambos acordaron sellar un entendimiento político de cara a las elecciones de octubre: empezar a negociar una actualización del fondo del conurbano bonaerense para aliviar a los sectores desprotegidos de la provincia y establecer que el Presidente finalmente se sume a la campaña por la reelección de la gobernadora bonaerense en algunos tramos finales de la carrera proselitista.

Vidal y Macri estuvieron con el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, quien hasta hace menos de un mes respondía a las órdenes de la gobernadora y en un día donde el dólar se disparó y el Riesgo País pegó un nuevo salto, el Presidente y la mandataria bonaerense buscaron dar una señal de unidad para enfrentar al kirchnerismo.

No se trata de un tema menor si se tiene en cuenta que en la Casa Rosada creen que detrás del clima de incertidumbre que se vio en los mercados se esconde una embestida de Alberto Fernández y el Frente de Todos para complicarle la economía a Macri.

En este contexto, Vidal y Macri empezaron a revisar con Lacunza la posibilidad concreta de que haya un giro de fondos de la Nación a la provincia de Buenos Aires en concepto de actualización del Fondo del Conurbano. “No será todo pero algo puede ayudar”, expresaron ayer a Infobae allegados a Vidal.

Desde el año pasado que Vidal le venía reclamando al ex ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, una actualización de los 70.000 millones de pesos del Fondo del Conurbano bonaerense en función de la inflación. “Dujovne siempre nos ninguneó y jamás cumplió su palabra. Esperamos que ahora con Lacunza que entiende la situación se logre esa actualización sabiendo la situación difícil en que se encuentra el país”, añadieron funcionarios de la gobernación bonaerense.

En este sentido, la actualización del Fondo del Conurbano respecto de lo atrasado del 2018 sería de unos 25.000 millones de pesos. Está claro que Vidal no espera un desembolso de ese total aunque se negocia una partida inferior. Hay una razón que justifican en todo ello desde la gobernación bonaerense: Vidal tenía previsto anunciar después de la derrota de las PASO un paquete de medidas de su administración para paliar la crisis económica pero no lo pudo hacer ya que el paquete lanzado por Macri dejó a la provincia de Buenos Aires con un rojo de 4.000 millones de pesos.

A diferencia de los 14 gobernadores de la oposición que fueron a la Corte para objetar las medidas de Macri que le restaron fondos, está claro que Vidal no hará nada de eso. Pero confía en que su ex ministro Lacunza y Macri finalmente le tiendan una mano desde el Fondo del Conurbano para dar un paliativo de aumento de planes sociales, créditos a las pyme y una leve mejora en salarios de estatales.

La campaña en marcha
El encuentro entre Macri y Vidal de ayer también sirvió para ajustar detalles de la campaña de los máximos referentes de Juntos por el Cambio. Según confirmaron a Infobae fuentes de la Casa Rosada y de la gobernación bonaerense hubo un intercambio entre Macri y Vidal donde hubo elogios mutuos por el impacto de la marcha de apoyo del sábado, criticas comunes a las maniobras de Alberto Fernández contra la economía  y el compromiso del Presidente de sumarse a la campaña bonaerense.

“Nunca descartamos que el Presidente iba a acompañar a la gobernadora pero después de la derrota de las PASO se había decidió tomar distancia de la campaña nacional y ahora todo está en revisión”, explicó a un allegado a Vidal.

De esta manera, se confirmó que Macri finalmente se sumará a las recorridas y actividades finales de la campaña de Vidal. Sin embargo la idea central de los armadores de la campaña de la gobernadora se mantiene: esto es que habrá una estrategia de cara a octubre con una campaña totalmente provincial y ajena a a las figuras nacionales o candidatos.

En este contexto desde el equipo de campaña de Vidal no sumarán a las actividades proselitistas a figuras como la del candidato a vicepresidente Miguel Pichetto, la diputada Elisa Carrió o ministros como Rogelio Frigerio o Patricia Bullrich.

“El armado de una campaña más en soledad y ajena a lo nacional se mantiene en su esencia más allá de que Macri decida sumar hacia fines de octubre”, remarcó otro ministro de la provincia de Buenos Aires.

Los motivos centrales por los que se decidió despegar la campaña bonaerense de la Nación es que en el entorno de Vidal están convencidos de que la derrota que sufrió la gobernadora en las PASO se debe en gran medida al voto castigo que le dio a la economía nacional el electorado bonaerense.

Desde este punto de vista es que Vidal se enfocará en una campaña para mostrar su gestión y lo mismo harán los intendentes. Es todo lo contrario a la estrategia que antes de las PASO habían fijado el jefe de gabinete, Marcos Peña, y el gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba.

La marcha de apoyo del sábado a Macri en todo el país alentó a Vidal a sumar al Presidente a su campaña para el tramo final y esto es el leve giro que tendrá esa estrategia proselitista.

Gabinete y los sin tierra

Para alinear a su tropa en estos planes Vidal encabezará una reunión de gabinete ampliado y otro encuentro con los “sin tierra”, aquellos candidato a intendente de juntos por el Cambio que buscan destronar al PJ en varias comunas bonaerenses.

Según adelantaron los voceros de la gobernación, Vidal les pedirá a todos sus funcionarios que estén “más cerca que nunca de la gente”. Así como lo hizo en las reuniones de la semana pasada con los intendentes de Juntos por el Cambio y los legisladores nacionales y provinciales, la gobernadora destacará la importancia de escuchar a los bonaerenses y estar a la par de ellos.

En las reuniones con los intendentes y legisladores que Vidal mantuvo la semana pasada la gobernadora escuchó muchas críticas hacia el Gobierno nacional y el efecto negativo que generó en sectores medios y bajos la marcha de la alcaldía economía nacional.

En función de estos reclamos es que también se había decidido armar una campaña más en soledad a la vez que la gobernadora sigue recorriendo barrios y casas en silencio, ajena a las cámaras de TV y a las redes sociales.

La reunión de la gobernadora con los 67 candidatos “sin tierra” tendrá como particularidad arengar a muchos de esos candidatos que ganaron en las PASO y aún están en condiciones de dar pelea contra el peronismo en sus comunas.

Se trata solo de cuatro casos que son: Arturo Rojas de Necochea,
Javier Iguacel de Capitan Sarmiento, Gustavo Notararigo de Saavedra y José Castro de Monte. (Por Martín Dinatale para Infobae)

ADNbaires