La Plata: gritos, cruces y tensión contra un funcionario

9
Compartir

Por primera vez desde que empezó el conflicto en el Instituto Biológico un funcionario de Kicillof se apersonó en el edificio pero terminó repudiado por los trabajadores.

Por primera vez en dos meses de conflicto un funcionario del Gobierno bonaerense se apersonó en el Instituto Biológico “Tomás Perón” de La Plata pero lejos de tender puentes con los trabajadores todo terminó a los gritos, con fuertes cruces y un clima de extrema tensión.

Se trata de jefe de Asesores Ministerio de Salud bonaerense, Enio García, quien el lunes pasado arribó al Instituto Biológico para realizar una recorrida “sector por sector” con el objetivo de desarticular el conflicto que se generó por la presentación de un proyecto de ley oficial que busca transformar la institución en una Sociedad del Estado.

“Quiso hacer recorrida por los diferentes departamentos pero sólo se reunió con la gente de diagnóstico porque no se sabe si entran en el proyecto o no. Los sentó en la biblioteca y habló más de una hora sin responder preguntas”, relató uno de los trabajadores autoconvocados del Instituto Biológico a Diputados Bonaerenses.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir este medio, el jefe de Asesores Ministerio de Salud bonaerense explicó bondades del proyecto, que nunca fue debatido en el seno del Instituto Biológico y que los trabajadores consideran que terminará en una privatización de funciones que hoy tiene a cargo el organismo provincial.

Lo más llamativo es que García en ningún momento entabló un diálogo con los trabajadores del Instituto Biológico. “Es una persona que habla sola, también maltrató a una compañera que le estaba haciendo preguntas. Se están manejando con una soberbia muy grande”, agregó el empleado autoconvocado.

En los videos a los que tuvo acceso Diputados Bonaerenses se puede ver a García y al director provincial del Instituto Biológico, Arturo Hoya, discutiendo en fuerte tono con los trabajadores en el hall del edificio central e, incluso, se observa que la autoridad del organismo casi se va a las manos con un empleado.

En medio del clima de tensión, los trabajadores del Instituto Biológico intentan buscar respuestas de por qué se presentó un proyecto para transformar al organismo en una sociedad del Estado sin siquiera someterlo a consideración de los profesionales, que en algunos casos tiene más de dos décadas de experiencia y expertisse.

“García dice todo el tiempo que la mejor figura para el Instituto Biológico es una sociedad del Estado, que va a permitir competir en el mercado, que van a comprar maquinaria y van a realizar una obra grande pero no responde nuestras preguntas”, se quejó el trabajador autoconvocado.

Los empleados del organismo incluso se quedaron con más dudas que antes: “Sobre la supuesta obra no se sabe de dónde van a salir los fondos porque primero dijeron que salía del Banco Interamericano de Desarrollo, después del laboratorio Bagó y ahora dicen que se va hacer con plata la Provincia”. “Tiene que haber algo grande detrás”, analizan.

El conflicto en el Instituto Biológico lleva dos meses sin resolución.

El conflicto en el Instituto Biológico lleva dos meses sin resolución.

Los trabajadores confirmaron a este medio que García “se fue sin responder las preguntas”. “La persona que viene tiene que tener detalles del proyecto y estar dispuesta a establecer un diálogo, que es ida y vuelta. No pueden venir con un monólogo y esa soberbia tan grande”, añadió el empleado autoconvocado del Instituto Biológico.

Sin embargo, no es el único episodio que sufrieron. “El miércoles hicimos la asamblea de todas las semanas y Arturo Hoya salió a desarmarla. Interrumpió, dijo que no entiende por qué no queremos el proyecto y le explicamos que nunca una Sociedad del Estado terminó bien. Pero siempre a los que hablamos nos pregunta el nombre y sector para intimidarnos”, admitió otro trabajador del Instituto Biológico.

A dos meses del conflicto, el clima de tensión crece y podría acrecentarse todavía más con el comienzo del estudio en comisiones de la Cámara de Diputados bonaerense, del proyecto que impulsa la gestión de Axel Kicillof. Eso ocurriría en los próximos días. Lejos de calmar las aguas, cada vez hay más mar de fondo en el Instituto Biológico. (Imagen principal: En la imagen se ve el momento en que Arturo Hoya casi se va a las manos con un trabajador y Enio García lo frena)

ADNbaires