Protagonista de la Juventud Radical de cara a la interna

143
Compartir

Días antes de la interna de la Unión Cívica Radical, que se llevará a cabo en la provincia de Buenos Aires el 21 de marzo próximo, ADNbaires/ dialogó con el candidato de la Juventud Radical a 1° delegado provincial por la Octava sección electoral por la lista de Maximiliano Abad, Gerónimo Hipólito Jaime.

-¿Gerónimo, cómo se prepara la interna radical?

-Con entusiasmo, y primero que nada es necesario reconocer que estas instancias de participación y debates internos son un signo  de la consolidación de la democracia recuperada, que es un legado que nos dejo la administración de Raúl Alfonsín, donde se volvió a dar protagonismo a los partidos políticos como actores fundamentales de la vida política Argentina.

La UCR tiene una rica tradición histórica en referencia a la promoción de la vida democrática, remontándonos a las jornadas revolucionarias contra los conservadores a finales del siglo XIX, o a la vinculación de Hipólito Yrigoyen con la sanción de la ley Saenz Peña en 1912, ley madre de la democracia de nuestro país.

-Aparece una marcada polarización en la elección…

-Así es…nos encontramos frente a un proceso de renovación de autoridades donde la polarización deja entrever dos corrientes muy opuestas. Por un lado el oficialismo que  impulsa la candidatura de Maxi Abad a nivel provincial, llevando adelante un proceso de recomposición del Radicalismo bonaerense que desde hace rato no se veía. Venimos de la crisis del año 2001, del 3% de votos en las elecciones presidenciales del 2003, donde la UCR se quebró por izquierda y derecha, perdiendo a gran parte de su caudal político. A partir de allí fuimos un partido con escasa representación parlamentaria, donde particularmente en La Plata, hubo un periodo donde no tuvimos ningún concejal ni ningún consejero escolar, por eso fue muy importante la reconstrucción impulsada por el oficialismo bonaerense del partido, donde en los últimos años hemos logrado recuperar espacios de participación como la gestión de varios municipios, tuvimos un vicegobernador y actualmente lideramos la bancada de JXC en la cámara de diputados.

-¿Cómo ve al espacio al que se enfrentan en esta oportunidad?

-Tiene algunas particularidades en común en todos sus estratos. A nivel nacional es liderado por Martin Lousteau, de larga trayectoria en gestiones peronistas, siendo funcionario de Solá, y ministro de Cristina, para luego irse a armar una oposición paralela a la UCR.  Provincialmente es impulsado por Gustavo Posse, quién mantiene su feudo hace poco mas de 20 años a base de varias alianzas con el FPV, dejando de lado el principio de alternancia desde el año 1994. Por último, en lo local, el candidato a la junta central es conocido por haber sido unos de los principales anotados en el arribo del Massismo a la ciudad.

Todo  este escenario deja en evidencia que frente al proceso de recomposición partidaria, donde se sentaron las bases para que sea la UCR quién esté al frente de la oposición, algunos sectores parecen reacios a la posibilidad de un partido que no este dispuesto a acordar con el gobierno nacional.

-¿Cuáles son las propuestas de la Juventud Radical de cara al futuro?

-Creemos que la Juventud debe ser un riñón de la UCR, donde se generen espacios de debate que pongan en la agenda del partido los temas que atraviesan a la sociedad. Tenemos que ser un partido de vanguardia, atractivo, que sepa nuclear a la juventud y capitalizar todas las demandas que se vayan dando a lo largo y a lo ancho del país. Hoy la mitad de los jóvenes no tienen acceso a la virtualidad, quedando cercenado el derecho a la educación, y es por eso que creemos fundamental levantar las banderas de la educación pública como lo hemos hecho históricamente, y en este sentido hay que recordar que hace poco se celebró el centenario de la Reforma Universitaria.

-¿Cómo va a incidir en la UCR bonaerense el resultado electoral de esta interna?

-Mas allá de las diferencias, después de esta interna se deberá aprender a dialogar de manera responsable, para lograr unificar criterios en común y poder gestionar de manera homogénea dentro de esas diferencia .Los procesos históricos nos enseñaron que perpetuar la interna no sirvió de nada, donde hemos llegado a perder el gobierno de la Alianza, en parte por no poder resolver la interna que había entre De La Rúa y Alfonsin.

ADNbaires