Qué especies de árboles se pueden plantar en CABA.

Los frutales o con espinas están prohibidos.  

397
Compartir

El plátano es una de las 36 especies aptas para formar parte del arbolado publico porteño.
 
En la esquina de Ciudad de la Paz y Juramento, una de las más clásicas y transitadas de Belgrano, un cartel en letras de imprenta recuerda al jazmín que durante años perfumó ese punto central del barrio y que, por decisión del Gobierno de la Ciudad, fue removido. Si bien la medida generó el rechazo de muchos habitués de la zona, lo cierto es que aquel ejemplar no formaba parte de la lista de especies permitidas para engrosar el arbolado público porteño.

La situación se repite en numerosos puntos de Buenos Aires, motivo por el cuál desde el Plan de Arbolado de la Ciudad emitieron un informe donde se detalla cuáles son los árboles aptos para plantarse en las distintas veredas, según el ancho de los troncos y el de la acera. Y recordaron que sólo el Gobierno porteño puede realizar las plantaciones.

El liquidambar en otoño. Uno de los árboles que pueden embellecer las veredas de la Ciudad.

El informe enumera 36 variedades arbóreas permitidas, de diferentes características estéticas y de crecimiento, algo fundamental para que las raíces y las copas se puedan adaptar al lugar sin destruir las veredas ni tapar las señales de tránsito.

El arce tridente, el fresno dorado, el ciruelo y el jacarandáforman parte de las especies autorizadas, cada una de acuerdo al espacio físico con que se cuente. En cambio, ejemplares como el limpiatubos, el árbol de la seda o el timbó fueron quitados de la “lista blanca” por presentar particularidades que entorpecen su mantenimiento y su convivencia con el entorno.

Sauce criollo: una de las especies prohibidas en la Ciudad.
“El limpiatubos es un arbusto que invade todo el espacio y crece mucho, es para plazas. También el árbol de la seda tiene un crecimiento muy despatarrado y bajo de copa y pierde todo el tiempo flores y luego las vainas. Y el timbó u oreja de negro, por los frutos y el tamaño final es muy grande y tiene un sistema radicular que pulveriza las veredas”, detalla Jorge Amílcar Mario Fiorentino, del Plan de Arbolado.

Otras excluidas son las especies frutales o con espinas, como es el caso del ciprés, roble sedoso, haya, palo borracho, algarrobo blanco, sauce criollo, magnolia, aguaribay, ceibo (el criollo) y ficus. “La idea es dejar los árboles de estas especies y, a medida que haya que removerlos, reemplazarlos por alguno que esté en el listado y se adapte al lugar”, confirma Fiorentino.

De hecho, según el censo de arbolado que se hizo en 2011, en el espacio público porteño hay muchos ejemplares de estas especies prohibidas.

Otro punto importante para quienes desean plantar un ejemplar frente a sus casas es conocer el procedimiento para llevarlo a cabo. Sólo el Gobierno de la Ciudad, a través de las comunas, puede realizar las plantaciones, que además deben realizarse en el período del año permitido (varía según el clima y habitualmente se encara de mayo a septiembre).

Lapacho rosado, otra de las especies permitidas. Sólo personal del gobierno porteño puede realizar las plantaciones.

Cuando un vecino genera una solicitud, la comuna tiene un plazo de cinco días para realizar la plantación. La petición se debe generar a través del SUACI, que centraliza las solicitudes ingresadas por la web de la Ciudad. Para esto hay que llamar al 147 o utilizar la app MiBA.

ADNbaires