Una candidata al Nobel de Física es de Ensenada

50
Compartir

Se trata de Norma Sánchez, una de las físicas más reconocidas del planeta, que llegó a corregir una teoría sobre los agujeros negros de Stephen Hawking.

Creció e hizo la primaria en Ensenada, estudió en la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP y desde hace años es directora de uno de los centros de investigación más relevantes del mundo. Dos por tres, vuelve y se “pierde” entre los vecinos de su barrio natal.

Cursó la primaria en la Escuela 2 “Hipólito Bouchard” de su Ensenada natal, donde vuelve cada vez que puede y se funde con sus vecinos (crédito imagen: Cadena BA)

Su simpleza recuerda a la de Luis Federico Leloir, el médico, bioquímico y farmacéutico que en 1970 recibió el Premio Nobel de Química, uno de los cinco argentinos que fue honrado con ese galardón a lo largo de la historia. Se llama Norma Graciela Sánchez, nació y se crió en Ensenada hace 70 años. Hace más de 40, concretamente desde 1975, está radicada en Francia, donde llegó a ser la Directora de Investigación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas con sede en París, uno de los más prestigiosos del planeta. Fue quien corrigió la teoría sobre los agujeros negros del eminente científico británico Stephen Hawking (1942-2018), algo que el astrofísico reconoció públicamente en 2004.

No obstante, cada vez que vuelve a su Ensenada natal Norma parece una vecina más. Pasa tiempo hablando con la gente de su ex barrio, interesándose por la divulgación científica en las escuelas, acompañando iniciativas en ese sentido y, recientemente, visitando las instalaciones del Astillero Río Santiago (ARS), lugar al que la une una historia familiar, pues “su hermano tuvo una dilatada trayectoria en la empresa”, nos cuentan en el Museo de Ciencia y Técnica Naval del ARS que la “siempre” postulante al Nobel de Física visitó en estos días de marzo.

La visita de la enorme científica mundial fue coordinada por el departamento de Mujeres de la Asociación de Trabajadores del Estado de la ciudad ribereña, que está a cargo de Lorena Benaglia. “Recibimos a la profesora en Física Norma Sánchez, doctora en tal materia en la Universidad de París y con chances reales de ser la sexta argentina en obtener un premio Nobel, el primero en Física”, dijo la trabajadora.


“La sensibilidad social de la eminente física no sólo fue demostrada en palabras: se plasmó también cuando pidió posar con el Convenio Colectivo de Trabajo 91/75 bajo la lámina que recuerda a nuestras víctimas del Terrorismo de Estado” (ARS)

Norma Sánchez estudió en la Escuela Primaria Nº 2 “Hipólito Bouchard” de su Ensenada natal, en el Normal Nº 1 “Mary O. Graham” de La Plata, de cual egresó como bachiller y maestra normal, para luego seguir la carrera de Física en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Paralelamente, también comenzó a cursar la carrera de Astronomía en el Observatorio del Bosque, pero terminó decantándose por la Física. Trabajó en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE), institución dependiente del Conicet y la Universidad de Buenos Aires (UBA). Hasta que se fue a París en 1975.

El país venía de protagonizar la nefasta Noche de los Bastones Largos durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, hecho que provocó una “fuga de cerebros” que nunca pudo ser siquiera paliada, ya que desde 1976 la dictadura cívico-militar aniquiló a otra de las generaciones mejor formadas de nuestra historia.

Se graduó como Doctora de Estado en Ciencias Físicas en la Universidad de París por su Tesis de Estado sobre la Física de campos y Geometría del espacio-tiempo, detalla la Asociación de Mujeres Franco Argentinas.

El siguiente paso fue ingresar como investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS, por sus siglas en francés), en el Observatoire de Paris, donde, como dijimos, es directora de Investigación, “especialista y pionera en la física del universo, agujeros negros, gravitación clásica y cuántica y la teoría de cuerdas”.

Durante el encuentro hubo un breve pero fructífero intercambio de experiencias entre mujeres que día a día abren caminos en las más altas esferas académicas y también en las profundidades del trabajo fabril (ARS)

El CNRS “es un instituto que funciona asociado al Observatorio Astrofísico de París, y que sirvió de modelo para la creación del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en Argentina”, puntualizaron en el Astillero tras la visita de Norma.

“La distinguida científica fue recibida por Carolina Antonini, de la Junta Interna de Delegados del ARS, y por la Delegada de Género, Valeria Hernández. Durante el encuentro hubo un breve pero fructífero intercambio de experiencias entre mujeres que día a día abren caminos en las más altas esferas académicas y también en las profundidades del trabajo fabril”, destacaron en la empresa situada en Ensenada, donde le obsequiaron a la doctora en Física el libro “Mujeres que hacen barcos”, el cual contiene testimonios de trabajadoras que “luchan por la equidad en el ámbito laboral”.

Norma está ligada al Astillero Río Santiago por profundos lazos fraternos, ya que su hermano tuvo una dilatada trayectoria en la empresa (ARS)

En 1991, junto con su marido Héctor José de Vega, crearon la Escuela Internacional de Astrofísica Chalonge-de Vega, de la cual ya salieron cuatro Premios Nobel de Física.

Norma Sánchez contó que en 2019, además del “Centro Nacional de Estudios Espaciales (de Francia) que envía los cohetes y satélites, eligieron a la Escuela Chalonge-de Vega -que dirige- como ejemplo del mejor programa  científico, hecho remarcable teniendo en cuenta la importancia estratégica del Centro Nacional de Estudios Espaciales”.

“Norma, que está ligada al Astillero Río Santiago por profundos lazos fraternos ya que su hermano tuvo una dilatada trayectoria en nuestra empresa, demostró enorme interés durante la visita guiada por el museo (de ciencia y técnica naval) gestionado por las trabajadoras y trabajadores del ARS”, contaron en Ensenada.

Añadieron que “la sensibilidad social de la eminente física no sólo fue demostrada en palabras: se plasmó también cuando pidió posar con el Convenio Colectivo de Trabajo 91/75 bajo la lámina que recuerda a nuestras víctimas del Terrorismo de Estado”, subrayaron.

Norma Sánchez visitó el Museo de Ciencia y Técnica Naval que llevan adelante trabajadoras y trabajadores del Astillero (ARS)

Acompañaron a la ilustre visitante los vecinos ensenadenses Norma Skuletich y Dardo González, junto al trabajador jubilado del Astillero, Ricardo Sadava.

Durante una entrevista que le realizaron a Norma Sánchez en la revista Noticias hace cuatro años, le preguntaron cómo conoció a Stephen Hawking. “En 1979 hice, en tiempo récord, mi tesis del Estado, que es la más importante en Francia. Decidí enviársela, la vio y le gustó. Me invitó a un coloquio internacional en la Universidad de Cambridge y empezamos a trabajar (juntos). En ese momento afirmé que no estaba de acuerdo con una parte de su teoría”.

¿Con qué parte? “Decía que los agujeros negros, al terminar su vida, iban a dar información incompleta, en relación a la llamada ‘radiación de Hawking’. En 1999, y a través de la teoría de cuerdas, llegué a la conclusión de que los agujeros podían seguir irradiando y conservar toda la información. No tienen una explosión final ni ningún misterio”.

En 2004, el astrofísico británico reconoció que su enfoque era erróneo.

La Asociación de Mujeres Franco Argentinas detalla que Norma recibió en 2016 “la medalla del CNRS de Francia por sus 40 años de investigación en la institución. Publicó (en el Physical Review, en 1999) 5 años antes que Stephen Hawking, la conservación de la información por los agujeros negros. Trabajó un año en el CERN de Ginebra, desde donde lanzó junto a su esposo investigaciones pioneras en la gravitación de cuerdas de unificación. La Escuela (que crearon juntos y que ya dio cuatro Nobel de Física) posee y otorga con exclusividad la Medalla Daniel Chalonge (acuñada por la Maison de la Monnaie de Paris) y la Medalla Héctor J. de Vega, en honor y a la memoria de los dos pioneros, con el lema y los valores de la institución: una ciencia exigente, libre, abierta y humana”.

Es de aquí. De Argentina. De Ensenada. Regresa cada tanto y resulta imposible distinguirla entre los vecinos y vecinas. Es que los grandes de verdad son muy grandes.

La «foto de familia» tras una visita inolvidable (ARS)

(Por Carlos Altavista para 90Líneas)

ADNbaires