Desde la CGT le ponen condiciones a los Moyano

Para la unificación: "Acuerdo ético".

21
Compartir

Le reclaman que no se vuelva a entrometer en la vida interna de otros gremios.

Previo a la reunificación prevista para este jueves 11, el regreso de los Moyano a la CGT genera fuertes tensiones en la central obrera peronista. El mayor obedece a la histórica voracidad del jefe Camioneros por buscar apoderarse de afiliados de otros gremios.

También a sus intervenciones, directas o indirectas, para armar líneas internas que desafíen a las conducciones de otros gremios. O el intento liso y llano de armar sindicatos paralelos.

Esto volvió a ser discutido en la reunión de la mesa chica de la CGT del jueves pasado, donde estuvieron presentes el mercantil Armando Cavalieri y el colectivero Mario Calegari, dos de los afectados por la gula de Hugo Moyano.

De esa juntada también participó Luis Barrionuevo, quien tiene alineado en el llamado barrionuevismo a Daniel Vila, el secretario general del gremio de Carga y Descarga.

En julio del año pasado, en plena cuarentena, Camioneros realizó bloqueos en 5 centros de distribución de Mercado Libre para presionar por el encuadramiento en su sindicato de 1.250 trabajadores que integran las filas de Carga y Descarga.

Algo similar los Moyano hicieron en el pasado con Gate Gourmet, la firma que elabora las comidas de los aviones que salen de Ezeiza y Aeroparque, cuando quisieron encuadrar para si parte del personal encuadrado en el gremio de Alimentación.

Lo mismo hizo con Comercio, cuando bloqueo corralones -incluso a la cadena Sodimac- para quedarse con parte de sus trabajadores. En el gremio mercantil, además, en 2011 Hugo Moyano apoyó de forma pública una lista que desafió en la elección interna a la que encabezaba Cavalieri.

En la UTA, el gremio de los colectiveros, Moyano patrocina a Miguel Bustinduy, un referente de varias líneas de colectivos que busca desplazar de la conducción del sindicato al actual secretario general, Roberto Fernández.

En otras palabras: sobran los ejemplos de la voracidad de los Moyano.

Las excusas
El tema fue tratado entre el resto de los gremios antes de que comenzara el proceso de reunificación de la CGT. Y aun sigue latente, por lo que fue discutido en la reunión de mesa chica de la semana pasada.

Y eso que la cuestión ya fue tratada por dirigentes actuales de la central obrera con Hugo Moyano en reuniones que mantuvieron en las últimas semanas.

El jefe camionero puso excusas. “A mí me vienen a buscar (trabajadores de los otros gremios)”, fue una que les dio a unos dirigentes cegetistas.

Con otros, buscó quitarse protagonismo: “Solo me saqué una foto con unos muchachos (rivales de la conducción de otro sindicato)”.

“Aunque sea cierto lo que dice el ‘Negro’, lo que corresponde es que no se meta en la vida interna de otra organización”, indicó un jefe sindical.

Un gremialista que estuvo reunido con Moyano confió a Clarín que lo que se le reclamó fue “juego limpio”.

Otro dirigente que también mantuvo conversaciones con el ex jefe de la CGT sumó: “Lo que se le pidió fue un compromiso ético de no meterse en otros sindicatos ni crear sindicatos paralelos”.

Ese dirigente, que no mantiene pujas con Camioneros por el encuadre de sus trabajadores, agregó: “Para algunos compañeros la llegada de Moyano encierra un riesgo”.

Igual la decisión de avanzar hacia el proceso de unidad con los Moyano ya está cerrada.

Para unos y otros parece ser “negocio” el regreso de Camioneros a la CGT.

La vuelta de los Moyano a la central puede ser leída como una muestra de debilidad.

Reunión del Consejo Directivo cegetista, en agosto pasado.

Reunión del Consejo Directivo cegetista, en agosto pasado.

Es que se encuentran bajo una tormenta judicial -Hugo y su hijo Pablo enfrentan causas por asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, lavado, supuesta adulteración de medicamentos para cobrar reintegros del Estado, entre otras- y en la central podrían sentirse más acompañados en caso de que ese frente se les complique.

A principios del mes pasado, Hugo Moyano le envió una carta a Alberto Fernández en la que mostraba su fastidio por sentirse relegado por la actual administración, según publicó Nicolás Balinotti en La Nación.

Desde la CGT el regreso de Camioneros también es leída como ganancia. “Es sentido común, pura lógica sindical. Unidos somos más fuertes”, dicen en la cúpula cegetista.

La central se prepara para la etapa que se avecina tras las elecciones del domingo que viene. (Imagen: Hugo Moyano con Héctor Daer, actual co secretario general de la CGT, en la marcha del pasado 17 de octubre por el Día de la Lealtad. Foto Bloomberg // Por Carlos Galván para Clarín)

ADNbaires