Gremios marítimos disponen un cese total de actividades

Será por 48 horas en demanda de vacunas contra el COVID-19.

18
Compartir

El alto nivel de contagios a bordo de buques mercantes y pesqueros nacionales, el mal trato que según los marinos reciben en distintos puertos del país al presentar síntomas y la negativa de la ministra Vizzotti a considerar al personal embarcado como estratégico, detonaron el conflicto. Al menos 33 buques tienen a sus tripulaciones contagiadas

Un total de 11 gremios marítimos y fluviales representantes de los marinos mercantes y de la pesca de todo el país dispusieron un cese total de actividades a partir de las 18 horas de este martes. La medida de fuerza se origina ante la falta de respuesta de las autoridades del Ministerio de Salud a los reiterados reclamos gremiales para que los navegantes sean considerados trabajadores estratégicos y como tales sean vacunados prioritariamente de acuerdo a lo indican distintos organismos de las Naciones Unidas relacionados con el transporte por aire, mar y tierra. El paro general se irá endureciendo si no se dispone de vacunas para los trabajadores del sector a la brevedad.

El cese total de actividades ya en marcha involucra a oficiales de puente y máquinas como así también al personal de marinería y maestranza y encolumna a la totalidad del gremialismo marítimo detrás del liderazgo asumido frente al azote del COVID a bordo por parte del Capitán Frías ( Capitanes de Pesca) y al titular del SOMU Raúl Durdos. Asimismo es la primera acción que los marinos mercantes y pesqueros realizan en conjunto en relación con la desprotección y abandono por parte del Estado Nacional que dicen sufrir en todo lo atinente a la protección personal y laboral frente a la pandemia.

El reclamo hasta el presente desoído por la ministra Vizzotti – según sostienen los gremialistas- terminó de complicarse el pasado viernes cuando Rubén Meloni Capitán del pesquero Mishima Maru VIII con 22 de sus 30 tripulantes infectados por COVID-19 debió tomar la decisión de ingresar al puerto de Comodoro Rivadavia a pesar de la negativa de las autoridades portuarias y comunales de la ciudad chubutense con el pretexto de que no se trataba de ciudadanos residentes en la provincia.

Luego de un arduo trajinar del propietario de la embarcación y del líder gremial de la Asociación Argentina de Capitanes, Pilotos y Patrones de Pesca Jorge Frías, los tripulantes ingresados de facto a puerto fueron trasladados a un centro municipal de aislamiento y liberados de sus obligaciones laborales.

La protesta será reiterada en forma escalonada hasta llegar al cese de actividades por tiempo indeterminado hasta tanto no se le de una solución al reclamo planteado. “No se trata de una cuestión salarial, si no nos vacunan no embarcaremos mas hasta que nos toque vacunarnos como ciudadanos comunes”. Dice uno de los capitanes consultados.

Antecedentes

En marzo 2020 en declaraciones realizadas ante Infobae, representantes de los prácticos de los ríos De La Plata y Paraná manifestaron su preocupación por la total falta de protocolos para ejercer su trabajo a bordo de buques procedentes de distintas partes del mundo. Vale recordar que el práctico o piloto es el profesional argentino que toma contacto en primer término con tripulaciones de buques extranjeros cuando estos llegan aguas restringidas de jurisdicción nacional y necesitan ser guiados con seguridad por los distintos canales de navegación hasta llegar a puerto.

En el Rio Paraná muchos buques extranjeros debieron ser puestos en cuarentena al llegar a puerto con tripulaciones contaminadas sin control por parte del Ministerio de Salud de la Nación
Luego de diversas tratativas, a instancias de los Ministerios de Transporte y Salud se conformó un “Comité de Crisis” que elaboró una serie de protocolos que no arrojaron los resultados esperados por ser de muy difícil implementación y control. En los mismos la cartera de Salud se comprometió al envío de profesionales médicos dependientes de Sanidad de Fronteras a aquellos buques extranjeros que fueran considerados riesgosos. La medida se cumplió hasta la llegada de Vizzotti a la cartera sanitaria momento en que la medida se dejo de cumplimentar.

Aislamiento obligatorio a bordo

Uno de los aspectos más controvertidos de los protocolos sanitarios navales, lo constituyó la obligatoriedad de aislamiento a bordo de todas las tripulaciones total o parcialmente infectadas por el virus COVID-19 bajo el concepto de “buque burbuja”. Oportunamente se consideró que la mejor manera de evitar la propagación de la enfermedad era dejar a los marinos con síntomas leves o moderados dentro del buque y trasladar a los más graves a instituciones sanitarias.

No obstante lo anteriormente expresado un perito naval consultado por Infobae sostiene. “Nadie pareció tener en cuenta que un buque fondeado debe tener todos sus sistemas de máquinas y navegación en condición de “a la orden” dado que en cualquier momento puede ocurrir una situación propia del medio marino o fluvial que determine la necesidad de zarpar. No es admisible que personal enfermo siga operando un sistema complejo como es un buque, ya que cualquier accidente que ocurra en esas circunstancias puede tener consecuencias imprevisibles a partir de la inhabilitación profesional que automáticamente adquiere una tripulación declarada “en cuarentena. Ante un contagio se debe necesariamente retirar del buque a toda la tripulación, esto es muy costoso por eso no se entiende como las autoridades no opten por la vacunación masiva”.

A partir de la aparición de las vacunas a nivel internacional, los organismos de las Naciones Unidas relacionados con el transporte, el trabajo y la salud ( OMI, OACI, OMS, OIT) recomendaron firmemente a los países miembros de los mismos, la inmediata vacunación del personal del transporte en todas sus modalidades por considerarlos de alto riesgo. Este criterio fue compartido oportunamente por el ex ministro Mario Meoni pero no así por su par de salud quien sigue sosteniendo el criterio de la edad por sobre el del riesgo laboral.

En la tarde de este martes, desde la Subsecretaria de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante se intentó acercar posiciones a efectos de evitar el colapso del sistema de transporte marítimo y fluvial de granos, combustibles, mercaderías y pesca. Pero la irreductible posición de Salud dio por tierra con las negociaciones. Ante el fracaso de las mismas, a partir de las 18:00 horas del día de hoy y por 48 horas todos los puertos del país serán paralizados como así también la navegación de buques con tripulación argentina.

Fuentes empresarias del sector naviero consultadas por Infobae, expresaron la voluntad de las navieras para adquirir por su cuenta las vacunas necesarias para las distintas tripulaciones, pero desde el gobierno nacional se ha negado esa posibilidad por no estar contemplada entre las vías de adquisición autorizadas por el PEN.

“El Presidente sigue de cerca el tema de los contagios marítimos toda vez que tanto la pesca como el transporte de mercancías son fundamentales para el ingreso de divisas al país, pero ninguna autoridad nacional nos marca un rumbo certero para poder seguir adelante y con los más de U$S 200 millones de pérdidas que acarreará esta medida de fuerza, podríamos haber comprado vacunas para todo el sector” Sostiene el titular de una de las cámaras empresarias del sector.

ADNbaires