La CGT se entusiasma por las señales de autonomía de Alberto

12
Compartir

La critica de los sindicalistas al discurso del Presidente es que le faltó anunciar medidas contra la inflación. Quejas por el avance de Camioneros y malestar contra La Cámpora.

La Confederación General del Trabajo (CGT) tuvo su demostración de fuerza para respaldar a Alberto Fernández, aunque muchos de sus dirigentes se quedaron con gusto a poco por un discurso presidencial que eludió algunos ejes que el sindicalismo necesitaba que quedaran en claro.

No hubo ninguna referencia a un plan para bajar la inflación, sino sólo una expresión de deseos de que “los sueldos le van a ganar” al costo de vida y un ataque a los empresarios que especulan con el aumento de los precios. Tampoco se refirió, como preveía la CGT, a la convocatoria al diálogo social. Y hubo una alusión a que los trabajadores “no van a pagar Ganancias” que resultó confusa porque el impuesto no se eliminó sino que se limitó la cantidad de trabajadores que sufren descuentos.

Para la mayoría de los sindicalistas consultados por Infobae, el Presidente desaprovechó la oportunidad de reconquistar con anuncios concretos a manifestantes con problemas laborales y salariales, pero el objetivo político, coincidieron, se cumplió: “Alberto tiene que recuperar la capacidad de gestión y garantizar la gobernabilidad, y el acto apuntó a eso”, dijo un dirigente.

La movilización por el Día de la Militancia fue ideada antes de las elecciones por la CGT y algunos movimientos sociales como un fuerte gesto de apoyo al jefe del Estado y, a la vez, una velada advertencia a Cristina Kirchner de que esta vez, en caso de una derrota en las urnas, habría resistencia a un nuevo avance sobre el gabinete nacional y las políticas del Gobierno.

Alberto Fernández tuvo un gesto de respaldo de la CGT y de los movimientos socialesAlberto Fernández tuvo un gesto de respaldo de la CGT y de los movimientos sociales

Sin embargo, el Frente de Todos sufrió un fuerte revés electoral (Juntos por el Cambio ganó en 13 provincias y le sacó el quórum en el Senado), la Vicepresidenta tomó distancia del resultado con la excusa de su salud y el primer mandatario hizo un curioso llamado el domingo por la noche: “Llenemos la Plaza de Mayo y celebremos este triunfo como corresponde”. En otro giro discursivo, esta tarde aseguró que “el triunfo no es vencer sino nunca darse por vencido”.

En la CGT, al menos lejos de los micrófonos, admiten la derrota y le echan la culpa a la Vicepresidenta y a La Cámpora, los responsables de haber digitado las listas de candidatos y de haber excluido a la mayor parte de los sectores sindicales, con excepción del más fiel al kirchnerismo.

Por eso, los sindicalistas que apoyan a Alberto Fernández celebraron que en el discurso se haya animado a proponer que las candidaturas del Frente de Todos para 2023 surjan de las PASO y no del dedo de Cristina Kirchner. Un cacique cegetista admitió que ese tema se acordó previamente entre el Presidente y los gobernadores del PJ como una forma de limitar el poder de la ex presidenta. “No va a haber nunca más una oficina para hacer cola a ver si uno recibe la aprobación para ser candidato”, se entusiasmó el mismo gremialista, para quien una de las claves de la victoria opositora fue haber permitido que las postulaciones de todo el país surgieran de la competencia en las primarias.

La UOCRA aportó una de las principales columnas de manifestantes en el Día de la MilitanciaLa UOCRA aportó una de las principales columnas de manifestantes en el Día de la Militancia

El aparato sindical funcionó esta tarde como en sus mejores épocas para movilizar a sus bases. En la clásica disputa por copar los mejores lugares de la Plaza de Mayo, una vez más ganó el Sindicato de Camioneros, algo que generó malestar en sus colegas. “Entran a los empujones y sin respetar los acuerdos previos sobre las ubicaciones”, se quejó un dirigente con décadas de experiencia.

Aun así, se destacaron varias columnas sindicales por la cantidad de manifestantes, como las de la UOCRA, Obras Sanitarias, la UOM y UPCN, entre otras. Estaba la plana mayor de la CGT, encabezada por el nuevo triunvirato (Héctor Daer, Pablo Moyano y Carlos Acuña), que salió caminando junta desde la sede de Azopardo 802. Una ausencia muy comentada fue la de Hugo Moyano, quien había participado de la marcha de la central obrera del 18 de octubre por el Día de la Lealtad. “Quiso dejarle el protagonismo a Pablo”, aseguró alguien que conoce el mundo camionero.

Otro de los temas que llamó la atención de los sindicalistas fue la actitud de La Cámpora: se sumó hace 24 horas a la movilización, pero no llegó a la Plaza de Mayo mientras hablaba Alberto Fernández, en un gesto que se interpretó inequívocamente como una forma de diferenciarse del Presidente. “Fue una chiquilinada política”, opinó un alto directivo de la CGT, con bronca.

En la CGT hay malestar porque La Cámpora llegó tarde a la Plaza de Mayo "para diferenciarse de Alberto Fernández"En la CGT hay malestar porque La Cámpora llegó tarde a la Plaza de Mayo “para diferenciarse de Alberto Fernández”

Más allá de su alineamiento con el Presidente, hubo sindicalistas que discreparon con tantas menciones al 2023 que hizo el primer mandatario en su discurso. “Los problemas los tenemos ahora. Es irresponsable hablar de lo que puede pasar dentro de dos años”, juzgó uno de ellos.

De la misma manera, despertó críticas una frase de Héctor Daer, el más albertista de la conducción cegetista, acerca de la reelección de Alberto Fernández. “El éxito que pretendemos para estos dos años que vienen en la Argentina sin pandemia seguramente lo van a posicionar al Presidente con muchas posibilidades de ser reelecto”, dijo el líder de Sanidad a radio La Red. Muchos de sus colegas, además de considerarlo prematuro, no comparten esa posición. Hay sindicalistas que se entusiasman con la futura postulación de algún gobernador del PJ como Juan Manzur, por ejemplo.

Pero falta mucho para 2023. Sobre todo, dos años que, tras la derrota electoral del domingo y las zozobras económicas que se perfilan, obligarán a la CGT a hacer malabares para sostener su alineamiento con el Gobierno y apuntalar a un Alberto Fernández que se asoma a un horizonte inédito para un presidente de signo peronista: cómo gobernar desde la debilidad política y sin plata. (Por Ricardo Carpena para Infobae // Imagen principal: En la Plaza de Mayo se destacaron las columnas de Camioneros, UOCRA, UPCN y la UOM, entre otras (Nicolás Stulberg)  

ADNbaires