¿El radical Cornejo vice de Roberto Lavagna?

    337
    Compartir

    UNION CIVICA RADICAL: Los radicales díscolos al proyecto integral de Cambiemos, van consolidando su espacio dentro del partido y buscan instalar sus idea fuera de la coalición, de la que se encuentran visiblemente distanciados desde hace un tiempo. Encabezados por Ricardo Alfonsín afirmaron que si no hay interna dentro de Cambiemos, buscarían ir por afuera. ¿Será en alianza con Lavagna?. Hay ruidos, pero nada concreto (ADNbaires)

    El gobernador radical de Mendoza, Alfredo Cornejo, comenzó a sonar con fuerza como compañero de fórmula del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, en una especie de fórmula que trascienda a una PASO en Alternativa Federal. En la UCR nadie se arriesgó a confirmarlo.

    La información tiene fuerza sobre todo después del enorme enojo de la UCR con el presidente Mauricio Macri, en particular en casi todo el interior del país.

    Cornejo deja la gobernación y no tiene reelección, por lo que para muchos sería una buena jugada de integración de fórmula. Además es presidente de la UCR a nivel nacional.
    Por ru parte, en el combo incluyen a Martín Lousteau como candidato a jefe de Gobierno porteño.

    Hasta el momento, la provincia de Buenos Aires es la única pieza fuerte que tiene la UCR para seguir dentro de Cambiemos siempre y cuando se confirme la candidatura del vicegobernador Daniel Salvador para la reelección, mientras eso ocurre hay conversaciones públicas con Lavagna, y otras privadas en donde ya empezaron a hacer un conteo de apoyos en el interior del país.
    Según conoció ImpulsoBaires.com.ar en la UCR buscan que se declare la libertad de acción en los distritos, y de esa forma podrían articular un acuerdo nacional con Lavagna y sectores del peronismo.

    Esta mañana, el senador mendocino Julio Cobos, dio una señal fuerte, aunque guardando su estilo cauto: “Cambiemos está pasando por un mal momento”, dijo, y consideró “una buena candidatura” a la posible participación de Lavagna en la carrera por la presidencia.

    En provincia de Buenos Aires la UCR va por la vicegobernación para Salvador, tres candidatos a diputados nacionales en los primeros diez además de encabezar la lista, y un candidato a legislador provincial por cada una de las ocho secciones electorales, encabezando en las que eligen senadores.

    La UCR cada vez más cerca de Lavagna

    Con el paso de los días, el descontento del radicalismo sobre las acciones y las políticas del presidente Mauricio Macri no deja de incrementarse. Sin embargo, el malestar no solo es con él.

    También se apunta a Marcos Peña Braun, por su permanente intromisión en la vida política de las provincias y el exclusivismo que se abroga como armador de la estrategia electoral; a María Eugenia Vidal, por poner en duda la participación de un representante de la UCR como compañero de fórmula, y con Horacio Rodríguez Larreta, quien marginó al radicalismo a punto tal que la alianza Cambiemos no pudo llegar a concretarse nunca en la CABA.

    El radicalismo, que venía insinuando su disconformidad con el lugar secundario que le adjudicó el gobierno nacional desde su asunción, comenzó a tomar conciencia de su poderío al concretar una victoria por demolición sobre el Pro en las internas de la provincia de La Pampa. A partir de entonces, la rebelión se generalizó e incluyó la reunión de dos convenciones del radicalismo bonaerense en las que se decidió exigirle a la gobernadora la convocatoria a internas para definir las listas, la convención de Santa Fe, que culminó con la intervención del radicalismo provincial por parte del comité nacional, tras decidir por amplísima mayoría la continuidad de la alianza con el Partido Socialista, hasta llegar a la ruptura de Cambiemos en la provincia de Córdoba.

    Pero la nueva alerta roja que se encendió en el gobierno nacional fue la postergación de la convención nacional de la UCR, pautada originalmente para mediados del mes de abril, que debe decidir sobre la continuidad del radicalismo dentro de Cambiemos, o eventualmente optar por un armado electoral alternativo.

    Si bien los radicales ahora fijaron como fecha de su celebración el 19 de mayo, sin precisar el lugar de realización, muchos sospechan que la misma podría extenderse hasta el mes de junio, sobre el filo del plazo para la presentación de alianzas.

    Aún cuando desde el gobierno nacional adjudican la postergación a una estrategia de negociación que presupone que el radicalismo obtendría mayor presencia en las listas de Cambiemos manteniendo el suspenso sobre su determinación final hasta último momento, off the record se desliza el temor de que el radicalismo, finalmente, se termine inclinando por participar de una tercera alternativa, detrás de una eventual candidatura presidencial de Roberto Lavagna.

    No es un secreto para nadie que un sector disidente del radicalismo, encabezado por Ricardo Alfonsín y por el presidente de la convención nacional partidaria, el cordobés Jorge Sappia, ya han roto prácticamente con el Pro. Tampoco lo es que César Martucci, ex legislador, es el encargado de aglutinar a los disconformes con el gobierno de Mauricio Macri. Pero lo que adicionalmente quita el sueño al gobierno nacional es que varios gobernadores y referentes de peso dentro de la orgánica partidaria, encabezados por el gobernador mendocino Alfredo Cornejo, no cesan de manifestar sus desacuerdos con las políticas y las actitudes del gobierno nacional, y desde hace algún tiempo han comenzado a evaluar la ruptura de la alianza, en caso de que no se abra la competencia interna por todos los cargos, incluidas las candidaturas a presidente y vice.

    En el día de ayer, recién llegado de su visita al gobernador cordobés Juan Schiaretti, Roberto Lavagna visitó a Ricardo Alfonsín en las oficinas de Juan Manuel Casella. El diálogo fue muy cordial y se coincidió en la necesidad de componer un programa y una alternativa política a la grieta que abonan Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri. El escueto comunicado que se difundió al finalizar la reunión alimentó aún más los temores dentro del Pro: “No se plantearon cuestiones electorales -se anotició-, pero sí en la idea de confluir en un candidato común entre el progresismo, el radicalismo y el peronismo”.

    Justamente esa fue la alianza que terminó cerrando el cordobés Schiaretti en Córdoba, y que varios sectores del peronismo federal, el socialismo, el Gen y el radicalismo pretenden extender a nivel nacional. Al respecto, en una reciente entrevista Roberto Lavagna admitió que le gustaría componer una fórmula presidencial acompañado por un radical como vice, repitiendo la experiencia de 2007, cuando compitió acompañado por Gerardo Morales como postulante a vice.

    Es que, para el radicalismo en conjunto -y no sólo para los disidentes- Lavagna representa el complemento ideal que no quiso o no supo ser Mauricio Macri. No fue gratuito, pues, el ataque que le lanzó el presidente Macri al economista en la última reunión de gabinete ampliado y que motivó una respuesta ejemplificadora de Lavagna.

    En las últimas semanas, el presidente Macri adoptó una postura muy agresiva en los medios y actos oficiales en los que debió participar, que tal vez le garantice el disciplinamiento de su tropa, pero que genera el rechazo de la mayoría de los argentinos. Más aún, en tanto la polarización con Cristina hasta ahora le ha generado un rédito político evidente, no parece suceder lo mismo con Lavagna, que, gracias a los ataques del presidente y del ministro Nicolás Dujovne, ha empezado a ser reconocido dentro del segmento de los menores de 35 años, que hasta aquí le costaba abordar.

    Tanto en el entorno del economista como en Alternativa Federal, el socialismo o el radicalismo disidente tienen muy en claro que, en la medida en que esta nueva polarización avance, se incrementarán exponencialmente las perspectivas presidencialistas de Lavagna. Por eso continúan con su construcción política silenciosa, sin prisa, pero sin pausa, con el convencimiento de que se encuentran transitando por el camino correcto. (Por Alberto Lettieri para Realpolitik)

    ADNbaires