Ramos Padilla seguirá como juez en la causa D’Alessio.

    Lo resolvió Casación, que además apartó a un camarista por pedido de Carrió.

    257
    Compartir

    Recusado por Elisa Carrió, Casación dejó afuera al juez Alejandro Slokar del caso D’Alessio, y confirmó por el momento la competencia del juez Alejo Ramos Padilla al frente del caso. También dejó firme la rebeldía del fiscal Carlos Stornelli, por faltar a cinco citaciones de indagatoria.

    A pedido de la diputada Elisa Carrió, la Cámara Federal de Casación Penal apartó hoy al juez Alejandro Slokar del caso D’Alessio, apenas un rato después de que el Consejo de la Magistratura cerrara la denuncia contra el camarista que había generado su recusación. Y, tras confirmar la situación de rebeldía del fiscal Carlos Stornelli, ratificó que por el momento continúe el juez de Dolores Alejo Ramos Padilla al frente de la investigación que destapó una red de espionaje ilegal político y judicial.

    Es que la resolución de los jueces Ángela Ledesma y Guilermo Yacobucci dejó abierta la puerta a que el caso deje los tribunales de Dolores y pase a Comodoro Py 2002. ¿Por qué? Porque insistieron en varios tramos en hablar de la “provisoriedad” de la decisión, tal como había dicho la Cámara de Mar del Plata.Según el fallo al que accedió Infobae, Yacobucci fue el que hizo hincapié en la situación provisoria de Ramos Padilla en el expediente, a la espera de que se precise el objeto de la investigación que disparó la detención del falso abogado Marcelo D’Alessio.

    Aunque la denuncia original hablaba de un pedido de dinero por parte de D’Alessio al empresario Pedro Etchebest para, supuestamente, desinvolucrarlo de la causa de los cuadernos -en donde nunca figuró-, la causa viró en otra cosa cuando, al allanarle la casa al imputado, se encontraron armas, equipos de comunicaciones y una seguidilla de carpetas y documentos que daban cuenta de una red de espionaje de alcance político, periodístico, empresario y judicial.

    Por el caso de Dolores terminaron presos D’Alessio, los ex comisarios Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi y un ex espía de la SIDE, Rolando Barreiro, a quienes se consideró miembros de la asociación ilícita. También fue indagado Juan Bidone, el fiscal de Mercedes que investigó el Triple Crimen de General Rodríguez y cuya firma permitió pedir los datos migratorios de Etchebest para poder extorsionarlo (como si efectivamente se hubieran ordenado en la causa de los cuadernos).

    Ramos Padilla siguió avanzando en la causa en donde se detectó que D’Alessio tenía informes sobre terrroristas, políticos correntinos, la banda de los Monos en Rosario o los movimientos migratorios de dos jueces de la Corte Suprema.

    Hace unas semanas, a instancias de la Cámara de Mar del Plata cuando lo ratificó en el caso, Ramos Padilla definió el avance de su causa, relató nuevos hechos y notificó de la situación de querellados al juez Claudio Bonadio y las diputada Carrió, Mariana Zuvic y Paula Oliveto. Sin embargo, la llave del nuevo escenario la tendrá ahora el fiscal de Dolores Juan Pablo Curi, quien debe hacer un nuevo requerimiento fiscal con este cuadro de situación. Precisamente, Curi abogó por el pase del expediente de Dolores a los tribunales de Retiro, en sintonía con lo pedido por la defensa de Stornelli y del propio D’Alessio.

    No obstante, por ahora, Ramos Padilla continúa al frente del expediente. Ratificaron su continuidad provisionalmente y rechazaron el planteo porque no se dirige contra una sentencia definitiva ni se verifica “una efectiva privación de justicia o la generación de un perjuicio de insuficiente, tardía o dificultosa reparación posterior que, vale la pena recordar, son las hipótesis que la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha señalado como idónea para hacer lugar a la excepción a la regla”.

    En otro orden, Ledesma y Yacobucci declararon mal concedidos los recursos para cuestionar el fallo que dictó la rebeldía de Stornelli ante Ramos Padilla, por no presentarse a su citación a indagatoria en la causa D’Alessio. Y así dejaron firme la decisión de rebeldía. Precisamente, el fiscal de la causa de los cuadernos justificó su inasistencia en rechazar la competencia de Dolores en el caso.

    Las resoluciones de Yacobucci y Ledesma fueron firmadas luego de resolver el apartamiento de su colega Slokar en el expediente, en base a la recusación de “la doctora Carrió” -según dice el fallo- frente a un temor de parcialidad. La gestora de Cambiemos había jugado la ficha de su nuevo rol de “imputada” en el expediente de Dolores para recusar a Slokar, por una denuncia que había hecho contra el referente de Justicia Legítima en el Consejo de la Magistratura en 2016. En tribunales sin embargo llamó la atención que el fallo saliera minutos después de que la Comisión de Disciplina de Magistratura rechazara esa denuncia contra Slokar.

    La denuncia responsabilizaba a Slokar de demorar una resolución en la causa por enriquecimiento ilícito del ex funcionario José López que recién se activó cuando lo encontraron con los bolsos en el convento.

    En tribunales se creía que Slokar iba a votar por la continuidad de Ramos Padilla en el expediente. Ayer, en lo que se convirtió en su última intervención en el caso, el camarista hizo un repaso de todas las operaciones que llevaba adelante la banda de D’Alessio y advirtió que esa actividad “compromete la vigencia del Estado de Derecho y socava el futuro de las instituciones democráticas”. (Por Patricia Blanco para Infobae // Foto: Clarín)

    ADNbaires